Una desgracia con suerte

p53f1La familia Flores oriunda del sector Punyaro Alto, la misma que en días atrás perdió todos sus bienes en un incendio cuya causa se desconoce, mantiene la esperanza de sobresalir de este trauma, sus dos hijos continúan estudiando a pesar de haber quedado sin nada.

SUCESO. La perjudicada Ana Flores, comentó cómo tratan de subsistir luego del inconveniente suscitado. “Para nosotros es una desgracia con suerte porque el momento que se quemó todo no estaba nadie en la casa, tengo dos hijos y uno en camino, qué hubiese pasado si ellos estaban allí”, comentó Flores. Con lágrimas en los ojos pidió a los ciudadanos que le apoyen en esta crisis que le marcó su vida sicológicamente, económica y socialmente.

Perjudicado. Por su parte Ismael Flores jefe de hogar, dijo que al principio tenía la esperanza de recuperar parte de su taller donde realizaba artesanías, pero que fue imposible, ahora busca trabajo para poder solventar en algo la situación económica que vive su familia. “Es muy duro levantarnos de la nada, hemos perdido más de 10 000 dólares, hoy solo vivimos de lo que las personas de buena voluntad nos están ayudando”, señaló el perjudicado.

SOLIDARIDAD. A más de grupos sociales que se han sumado al acto de solidaridad de donar ropa, dinero, calzado y víveres, los padres de familia, profesores y alumnos de la escuela José Martí donde estudian sus dos hijos, también se organizan para recolectar artículos indispensables a favor de los perjudicados.
Germánico Ruiz director del establecimiento dio a conocer que dentro de la institución se han organizados diferentes grupo de solidaridad en busca de estrategias de ayuda a esta familia, de esta manera los docentes aportaron con cierta cantidad de dinero, mientras que los padres de familia y alumnos desde sus casa llevaron artículos de primera necesidad.

Segunda entrega. Alrededor de 400 dólares es la suma que lograron donar a la familia los profesores en una primera entrega, a esto se suma otra donación que se la realizó el último jueves más la entrega de textos y uniformes para los dos estudiantes.
No se descarta en los próximos días gestionar servicios profesionales para asistir a los niños sicológicamente, mientras tanto los profesores tratan de crear un ambiente de protección para los infantes.

Agradecimiento. Luego de la segunda entrega, los beneficiarios agradecieron por la ayuda de parte de los padres de familia, profesores y alumnos, en los próximos días continuarán con las donaciones.