Una bomba de tiempo en el barrio Huertos familiares

p31f3IBARRA. Desde la noche del 26 de enero, continúan 400 tacos de pentolita  998 detonantes, en las bodegas de la Policía Judicial (PJ). “Estos explosivos son un peligro al estar en una zona poblada”, dijo un experto del Grupo de Intervenciones y Rescate de la Policía.

Habitantes piden se agilite trámites.
Son 14 días que los explosivos están en esta dependencia. “Se espera el proceso administrativo por parte de la Fiscalía para que el Ejercitó se lleve la mercancía“, dijo Luis Báez, jefe provincial de la PJ.
Los explosivos de llegar a ser detonados, pueden causar una tragedia, estallaría cómo mínimo,  tres cuadras a la redonda, afirma el especialista.
Las autoridades del Juzgado Cuarto de Garantías Penales de Imbabura, aún no emiten la órden para el traslado de los explosivos al Grupo Mecanizado número 36 Yaguachi. La causa, la Fiscalía de Imbabura aun no realiza la petición respectiva.
“El material peligroso debe salir de este lugar, es un atentado para quienes vivimos aquí“, dijo Osmar Granados, habitante del sector.
Mientras que, Armenia Estévez a sus 73 años. comerciante del lugar, pide a las autoridades se retire los explosivos del sitio. Puede pasar una tragedia, afirmó.