Un voto de confianza

kim viveroEl próximo 23 de febrero, todos los ecuatorianos y ecuatorianas que estamos en goce de nuestros derechos de ciudadanía, sin distinción de etnia, género, filiación política o credo religioso, tendremos la gran oportunidad de ejercer nuestro derecho al voto para escoger a los mejores candidatos que de ser elegidos tendrán la difícil, pero al mismo tiempo, honrosa responsabilidad de representarnos en las juntas parroquiales, gobiernos municipales y gobiernos provinciales, no solo para administrar los bienes y servicios públicos, presupuestos y asignaciones del Estado, sino también para ejecutar planes y proyectos que contribuyan a mejorar la calidad de vida de todos los habitantes, y al adelanto de cada una de las parroquias, ciudades, cantones y provincias.

Es evidente, que en todos los partidos políticos se pueden encontrar hombres y mujeres muy capaces, ciudadanos y ciudadanas respetables, excelentes profesionales y expertos en diferentes áreas, quienes a través de sus propuestas de trabajo, elocuentes discursos y magnánimos ofrecimientos han demostrado estar revestidos de buenas intenciones, excelsos ideales y maravillosos sueños por servir a su pueblo. Sin embargo, el voto que vamos a depositar mañana en las urnas electorales, además de ser un compromiso ético y moral con nuestra conciencia, una responsabilidad social y deber cívico con la Patria, tiene que ser “un voto de confianza” en cada una de las personas que se encuentran como candidatos, independientemente de los partidos políticos, banderas de lucha, o colores identificativos que provengan. Obviamente, la gran mayoría de electores, para tomar la decisión, ya habremos puesto la mirada en el horizonte de la prosperidad y bienestar, la mente en el bagaje de la sabiduría y experiencia, los pies en el camino al progreso y éxito, las manos en las herramientas del trabajo honesto y productivo, el amor y la esperanza en el corazón. Entonces, este 23 de febrero no dejemos que otros decidan por nosotros. Asistamos a los recintos electorales a apoyar y comprometer a los mejores candidatos con nuestro voto de confianza porque sí ellos ganan, nosotros también ganamos, y por sobre todo gana el Ecuador.

 

Kim Vivero Saltos
kvivero@pucesi.edu.ec