Un trabajo mal remunerado

personaje-carchiTULCÁN. Entre cinco y siete dólares diarios gana José Antonio Valasco en su trabajo como carretonero de la Asociación 26 de mayo de Tulcán.

Trabajo. Velasco que tiene 60 años, cuenta que este es un trabajo que deja muy poca ganancia. De 08:00 a 17:00 de lunes a sábado, él junto a sus 23 compañeros se apostan en la esquina de Av. Coral frente al Parque Yaro a la espera de que la gente que compra mercadería en las grandes bodegas del sector haga uso de sus servicios.

“Se cobra 0,25 centavos por los bulto y 0,10 centavos por las cajas”, explica, añadiendo que el costo es mínimo y que hay días en que el trabajo es escaso. “Desde que se prohibió  el ingreso de las “chivas” a la ciudad nuestro trabajo se redujo, señala, razón por la que semanas atrás él junto a sus compañero se dirigieron hasta donde la Gobernadora de la a provincia para solicitar se revea esta medida.

 

José Velasco que desde los 20 años ya trabajó como cargador, cuenta que este trabajo es todo lo que tiene para vivir y aunque no haya grande ganancias es todo lo que le resta, pues a su edad le es imposible encontrar otra ocupación. Semanas atrás ante la visita del entonces candidato presidencial  Rafael Correa, José comenta que al tenerlo a menos de diez pasos, quiso dirigirse personalmente ante el mandatario para solicitarle que las “chivas” ingresen a la ciudad. “Me iba a acercar pero la gente que estaba ahí me dijo que el presidente podía molestarse. Me quedé con las ganas de decirle y saber qué hubiera respondido”, cuenta.  La mayoría de quienes trabajan en esta Asociación son personas de la tercera edad que ven en este trabajo la única opción de mantenerse económicamente y de continuar siendo activos.