Un renacer distinto

En estas festividades de Navidad el mundo católico rememora en su sentimiento y corazón el nacimiento de Jesús, el niño convertido en hijo de Dios que entregó su vida a cambio del perdón para todos los pecadores.

Nuestro sentimiento es que el entorno de todos nuestros lectores esté lleno de felicidad, amor, paz, salud, trabajo y prosperidad.
Qué bonito sería que con el recordatorio del nacimiento del hijo de Dios, renazca también cada año, un nuevo sentimiento en el corazón de todos los seres humanos. Qué bonito sería que quienes tienen la grave responsabilidad de dirigir los destinos del mundo gasten su intelecto y los recursos que poseen, no en armamento destructor, no en vanalidades, y peor esfuerzos para enriquecerse a costa de otros; sino, en nuevas formas de compromiso en favor de los que menos tienen, en pro de un cambio de actitud frente a las desigualdades, en definitiva en pasos creadores que nos permitan dibujar un  mundo lleno de justicia, paz, libertad y amor. Desde este espacio imploramos al Todopoderoso que adorne sus hogares de dicha y prosperidad y que el renacer de nuevas ilusiones sean una realidad constante en sus vidas. Felicidad en Navidad es el deseo de EL NORTE para todos nuestros lectores y anunciantes.