Un recorrido por Tulcán mostró inconvenientes en las obras municipales

Tulcán. El camal municipal, el relleno sanitario y la Av. Tulcanaza, son algunas de las obras municipales que presentan inconvenientes en Tulcán.

Camal. En un recorrido efectuado a estas obras, los nuevos responsables de estos espacios dejaron ver su preocupación por el estado en que se han recibido los espacios. Por ejemplo, en el caso del camal municipal, Edison Narváez, jefe de Rastro Municipal, explicó que la condición del área de faenamiento de bovinos es preocupante porque no se ha dado mantenimiento a los pisos, techos ni maquinaria de la planta.

Si bien es una buena obra, señala ha sido subutilizada por falta de mantenimiento. Menciona por ejemplo que hay tecles dañados, máquinas que no funcionan, sierras sin mantenimiento y una serie de novedades que requieren un alto rubro para ser potenciadas.

Urgente. Pese a ello, asegura que la calidad de los cárnicos que salen de este camal son óptimos para el consumo. Sin embargo, se adelanta un estudio para determinar cuánto cuesta rehabilitar el camal. Entre lo más urgente se requiere mantenimiento de la cubierta, cerramiento, rodaluvio, arco de desinfección, entre otros.

Parte del camal también es la planta de tratamiento para las aguas que vienen del Centro de Faenamiento, sin embargo el espacio está abandonado, y los biodigestores tampoco están cumpliendo su propósito de generar gas. “Es una obra que se ha hecho y se le ha dejado ahí, sin funcionamiento, pese a que hay buena maquinaria. El camal debería tener la salubridad que tiene un hospital”, dijo Narváez.

Relleno. Otra obra que está al límite es el relleno sanitario de Tulcán que hace tres años cumplió su vida útil, pero que sigue sin hacer el cierre técnico. Wilson Prado, administrador de este espacio, señaló que en el lugar hace falta maquinaria mínima como una volqueta y cargadora frontal.

Actualmente hay nueve personas trabajando; 4 jornaleros, 2 operadores, 2 guardias y 1 administrador. Cuentan únicamente con una excavadora y han solicitado más personal. El relleno está funcionando con una celda emergente que podría tener capacidad para un año más, tiempo en que la Alcaldía deberá ubicar otro espacio.

Ibeth Ramírez, directora de Gestión Ambiental y Riesgos, explicó que el relleno sanitario recibe diariamente 57 toneladas de basura del cantón Tulcán y 3 toneladas del cantón Huaca. “Vamos a plantear el cierre técnico y buscar alternativas lo más pronto posible”; dijo la funcionaria.

Vías. En cuanto al asfaltado de la Av. Tulcanaza, Oscar Acosta, director de ejecución técnica de Imbavial, empresa a cargo de la obra, indicó que la vía estaba prevista de entregar el 2 de junio, pero se ha pedido una prórroga de cuatro meses. La razón principal sería que los estudios presentados por parte de la Municipalidad anterior para ejecutar la obra no se ajustaron a la realidad de la infraestructura subterránea que Imbavial encontró, particularmente en temas de redes de agua potable y alcantarillado. Esto obligó a rediseñar tramos de alcantarillado causando retrasos.

De igual modo en el tramo final de la Av. Tulcanaza desde la calle Tulcán hacia la descarga del Tecnicentro Romo donde también se requiere un rediseño. Todo esto significaría un incremento de costos, aunque de momento el técnico no especifica cuánto.

Cristian Benavides, alcalde de Tulcán, señaló que una vez hechos lo diagnósticos de las obras, sumado al análisis jurídico y financiero se trazará la hoja de ruta para salir de la situación en que está la ciudad. El alcalde citó también que el parque vehicular municipal es obsoleto.