Un partido político llamado Fundamedios

ruben-darioEl pasado miércoles 9, en una rueda de prensa donde se victimizó y acudió a todo ardid para explicar lo inexplicable, César Ricaurte, director de Fundamedios, desnudó sus intenciones: cuando le preguntaron por qué si se dice pluralista solo auspicia los blogs de sus amigos y no de otros, como por ejemplo el mío (rubendariobuitron.com), quedó al desnudo cuando dijo que solo apoya“a periodistas con quienes está de acuerdo”.


Me sentí feliz de que Ricaurte me difamara. Dejó notar cuánto les duele mi blog a él y sus aliados –la gran prensa, los periodistas serviles, EE.UU., la USAID y los blogueros de derecha-.
¿Es eso una fundación democrática y pluralista? ¿Defender la libertad de expresión de todos? ¿Quién ese oscuro personaje de terno gris, tan gris como quienes lo financian, como para elegir qué periodistas auspiciar y qué periodistas calumniar?
Los insultadoresamigos de Ricaurteperderán financiamiento de Fundamedios, que supuestamente les auspicia porque “se quedaron sin trabajo”.
Pero, ¿cómo? ¿No fueron contratados por diario EXPRESO y regresaron con el rabo entre las piernas a Quito luego de fracasar en su rediseño?
¿Y no fueron ellos, contratados por HOY para rediseñar el periódico, parte de los culpables de que el diario cerrara?
Ahora la Fundación se enfrenta a sí misma. Quitarse la máscara y declararse partido para el 2017.
Entonces Fundamedios volvería a la escena política, pero ya no como presunta defensora de la libertad de expresión, sino como movimiento político vinculado a lo mássórdido de EE.UU. y del Ecuador.
Y si gana las elecciones, resucitará a sus cómplices internos y abrirá las puertas y dejar que lo financien sus cómplices externos.
Sin embargo, nuestra guerra mediática no se detendrá.
Ya lo dijo el gran maestro Kapuscinski: “La conquista de cada pedacito de nuestra verdadera independencia exige una dura batalla”.

Rubén Darío Buitrón
rubendariobuitron94@gmail.com