Un otavaleño recorre las ciudades para dejar su arte

Otavalo. El arte para Juan Carlos Guaján es apasionante, tanto así que tuvo que dejar el colegio para dedicarse completamente al muralismo.

Es otavaleño y apenas tiene 19 años de edad. En 2019 cursaba el quinto año en el colegio, pero tuvo que retirarse.

Aunque no tiene ayuda económica por parte de su familia, aseguró que lo importante es que cuenta con el apoyo motivacional.

Desde pequeño, contó que la pintura siempre le llamó la atención, que en vez de salir a hacer deporte en la hora del receso durante las clases, se dedicaba a pintar.

Juan no tiene mucho tiempo dedicándose a este arte, pero la firma que escogió para marcar sus murales es Alik, palabra kichwa que significa ‘buen comienzo’. Sin embargo, ha sido reconocido por las obras artísticas que ha elaborado en los alrededores de la plaza de los Ponchos, específicamente en la vereda.

Otro reconocido artista otavaleño es Jonathan Terreros, quien felicitó a Juan por su trabajo. “Mi buen amigo es un artista empírico emergente otavaleño que tanto admiro. A su corta edad ya se arriesga a usar artísticamente nuestros espacios públicos especialmente el piso, para llenarlos con su arte. Siempre estaré apoyándote y sé que llegarás demasiado lejos, Otavalo es cuna de grandes artistas”, publicó Terreros en su cuenta de Facebook.

Recorrido. Alik o Juan como se llama legalmente, es un joven de pocas palabras, que ya ha logrado llevar su arte a Bogotá, Colombia. Además, estuvo en Guayaquil, Atacames, Quito, Tulcán, Atuntaqui, Cuenca y Loja. Juan Carlos contó que en estas dos últimas ciudades el arte es más reconocido.

“Todavía no tengo esa motivación de ser el mejor artista porque siento que me falta mucho, aunque algunas personas me reconocen”.

Comentó también que pronto tendrá un mural con su propia firma en algún lugar de Otavalo.

Su objetivo es llegar a Corea, pero con la emergencia mundial del coronavirus el viaje aún está pendiente.

Ya es tradición. Alik llega cada sábado a las plaza de los Ponchos a usar artísticamente los espacios. Los fines de semana demuestra la cultura indígena a través del arte. “Cada obra hace referencia a nuestra tierra, a la identidad cultural de los indígenas”, dijo.