Un nuevo “Índice”

jacinto salasDurante siglos y propiciado por el Santo Oficio hubo un Índice, un listado. Allí constaban los libros de los enciclopedistas, Diderot, Voltaire…; de teólogos heterodoxos, de poetas malditos, escritores, historiadores y muchos otros. Lista de textos cuyo contenido chocaba con la doctrina y merecían encerrarse bajo cuatro o más llaves.

Su lectura estaba prohibida o reservada solo a unos cuantos iluminados, inmunizados contra los pensamientos  disidentes que pusieran en peligro la fe, la verdad…   Se llamó Índice, la lista de libros prohibidos.
Si bien la Iglesia se ha ido liberando de esas nóminas que generaban posiciones irreconciliables y casi condenaban en vida a los disconformes, posicionando el rechazo y la intolerancia, su papel ha sido  sustituido por nuevos inquisidores que han convertido las teorías políticas casi  en religiones y transforman a sus líderes en dioses de pensamientos absolutos e inapelables.
Cuando la Superintendencia de la Información y Comunicación sanciona y obliga a pedir disculpas por la utilización de palabras comunes so pretexto de que son discriminatorias, cuando fundamenta esa sanción en la “libérrima” LOC, está plantando un hito. Parece el inicio de un nuevo “índice”, una lista de palabras prohibidas que deberán salir del lenguaje común,  y de los comentarios de escritores, periodistas y políticos.
Las dos primeras, del nuevo “índice”, este articulista las dejará “tácitas”, no sea que exijan, a él y al diario, pedir(sic) disculpas. Tarde o temprano y con toda seguridad ingresarán otras.  Pero las que nunca estarán son las que se repiten semanalmente. Las que divulgan voluntariamente”, la TV incautada, más de 400 emisoras en todo el país y merecen la sorna de los invitados. No importa que marquen cruelmente para toda la vida a una joven periodista, o destruyan la credibilidad de otros, así como de opositores, examigos, políticos, dirigentes sociales, gremiales, etc. En ellas, el nuevo “santo oficio” no descubre discriminación. Así que no habrá censura, ni exigencia de disculpas para “gordita horrorosa”, “limitadito”, caretuco, mediocre, mentirosito, corrupto, drogado, traidor, enano, odiadores, etc., etc., etc.

 

Jacinto Salas Morales
salasjacinto@yahoo.com