Un mecánico se pegó un tiro

NARIÑO. Agobiado por múltiples problemas familiares, un mecánico decidió quitarse la vida, propinándose un disparo en la cabeza hecho que mantiene consternada a la población de El Carmelo, zona limítrofe entre Colombia y Ecuador, detalla Diario del Sur.

Hechos. Agustín Ríos de 35 años de edad, era oriundo de la ciudad de Pupiales, sur del departamento de Nariño. Personas que conocían a la víctima indicaron que hace unos dos meses, se había separado de su compañera sentimental debido a que estaba dedicado al consumo de licor.  
“Pese a que su esposa una joven de 25 años, de nacionalidad ecuatoriana le insinuaba a que dejara la malas amistades y el licor,
Agustín hizo caso omiso, y terminó su relación”, indicó uno de los asiduos clientes del mecánico.

La tragedia ocurrió dentro de su taller ubicado en pleno centro de la población. Testigos del hecho, señalan que el cuerpo de Agustín fue encontrado en el piso en medio de un charco de sangre y en la mesa de trabajo una nota en la que pedía perdón por la fatal decisión que había tomado. “A Lorena le digo que me perdone no soporte más la soledad,… a mi hijo de que siga en el estudio y que mi muerte no sea causa de su desvío a las drogas o al alcohol” indica en uno de sus apartes el manuscrito.
 
Razones. Otra posible causa que lo llevaron al suicidio a Agustín Ríos, podría ser las deudas, manifestó Lorena, quien en tono melancólico señaló que no era culpable de la muerte de su ex compañero, quien dijo que por causa del licor en los últimos días de su existencia le dio mala vida. “Agustín debía alrededor de diez millones de pesos, de unos repuestos que había sacado a crédito en un almacén de la ciudad de Pasto, eso lo mantenía agobiado porque le comentaron que cursaba en su contra un proceso de embargo del taller” indicó.