Inginio Castillo lucha para proteger y defender el manglar

Escuchar a Inginio Castillo Cortez, es involucrarnos en temas que quizá son desconocidos para quienes viven en la urbanidad. Este líder afroecuatoriano de San Lorenzo del Pailón es un defensor acérrimo del ecosistema manglar en el territorio ancestral.

Ha debido iniciar la organización de quienes viven económicamente de esta actividad hasta llegar a consolidar su esfuerzo con más de 800 socios en FEDARPOM (Federación Artesanal de Recolectores de Productos Bioacuáticos del Manglar en San Lorenzo) creada en el año 1994.

Lo interesante de esta organización es que nacieron con la idea de no solo negociar o comercializar el producto en forma ordenada, sino con la convicción de conservar el manglar, que es de lo que vive toda la gente en dos cantones de la provincia de Esmeraldas.

Producto de esa lucha se propuso la creación de la Reserva Ecológica Manglar Cayapas-Mataje que hasta la actualidad se mantiene y es considerado uno de los manglares mejor cuidados a nivel mundial.

La reserva inició con 51 mil hectáreas y en la actualidad tiene más de 40 000 hectáreas, “lastimosamente sigue amenazado por las empresas camaroneras ilegales, pero igual seguimos resistiendo”, señaló Castillo.

La afectación al manglar no solo que tiene efectos económicos, sino sociales, “porque somos el último puntito geográfico con la vecina Colombia y todo es frontera. El manglar es un sinnúmero de laberintos, por ello tenemos organizaciones estratégicamente ubicadas para tener alertas tempranas en nuestras comunidades”, señaló el dirigente de FEDARPOM.

El Proyecto “Del manglar a tu mesa” es innovador y busca un acercamiento con Imbabura para comercializar directamente el riquísimo producto fresco del mar y del productor al consumidor. El proyecto que dirige Inginio Castillo apoya a la pesca artesanal de 812 familias de dos cantones.

“Lo que queremos es sensibilizar a la población de Imbabura para que conozca la importancia de consumir mariscos frescos en su dieta alimenticia, previniendo enfermedades como el cáncer, diabetes, estrés y otros males”, indicó.

Castillo precisó que en los años 90 en el boom camaronero se empiezan a destruir los manglares en Muisne, pero nosotros nos articulamos en la zona norte de Eloy Alfaro y San Lorenzo para proteger el manglar.

Este personaje de voz gruesa y convencido de su lucha, acotó que si bien es dura la lucha, se logró unificar a las comunidades que se encuentran formando parte del ecosistema.

“Lo más difícil en estos momentos es poder reactivar la economía de la gente que prácticamente vive de lo que produce el mar”, afirmó. Los actores locales, dice Inginio Castillo, siempre hemos tomado la iniciativa con nuestros similares de Colombia, “porque Cancillería que debería organizar, sólo es para validar lo ya actuado. Hay la Comisión de Buena Vecindad y la Comisión Técnica Binacional Ecuador-Colombia, pero es puro diplomacia y buenas intenciones, pero nada más”.

Inginio Castillo aseguró que al inicio tuvieron el apoyo de ONGs a raíz de que se creó la Reserva con proyectos de conservación, reforestación y productivos, “pero con el pasar del tiempo como que se perdió el horizonte y tuvimos un problema en el fortalecimiento organizativo, cosa que en la actualidad estoy haciéndolo para recuperar la organización comunitaria”.

Al momento se articulan proyectos con mujeres que funcionan por iniciativa propia y no tienen el apoyo de ninguna ONG, porque nosotros somos un proceso afro ancestral que defiende el territorio y no vamos a permitir que se destruya el ecosistema manglar porque nosotros somos parte de aquello, puntualizó.