Un inmueble abandonado genera preocupación en Ibarra

Moradores del sector de El Vergel, ubicado cerca al antiguo Hospital San Vicente de Paúl hacen un llamado a las autoridades para que según dicen se ponga un alto a un foco de delincuencia e inseguridad. Existe allí un inmueble, al final de la calle Raymundo Santacruz, en que nadie sabe cuántas personas habitan y de qué forma lo hacen.

Aseguran los vecinos del sector que en algún momento se intentó hacer un desalojo pero no se hizo efectivo aquello por no tener una orden judicial.

“En este lugar siempre hemos tenido problemas de drogas, delincuencia, alcohol, etc. Este por tanto no es un problemas solamente del barrio, es un problema para toda la ciudadanía. Se observa que dentro de un inmueble que sabemos el dueño no está aquí, existe un apoderado y en su interior existe cantidad de gente que aparentan se dedican al reciclaje.

Pero ellos de dedican hacer fiestas, en la pandemia no respetaron nada y eso la Policía lo sabe, pero no han intervenido ninguna autoridad”, dijo un ciudadano del sector de El Vergel que prefirió no identificarse, justamente por miedo a represalias.

“Es importante aclarar cuál es el rol que juega la Defensoría del Pueblo, nosotros como institución tutelamos y protegemos los derechos humanos, siempre con la expectativa que brindan las instituciones públicas.

En este tema conozco que es un inmueble particular, hay un apoderado del inmueble que es la persona encargada de arrendar y que ingresen al inmueble las personas que ha bien pudiera hacerlo.

De cierta manera las personas de el sector Los Vergeles han venido a la delegación informando ese malestar, ya que dicen existen presuntos delitos que allí se estaría suscitando”, dijo Katherine Andrade, defensora del Pueblo en Imbabura, ayer en un diálogo con EL NORTE.

“Lo que hemos asesorado e indicado es que ellos tienen todas las vías legales para que procedan a realizar las denuncias respectivas ante las autoridades correspondientes. Nosotros como Defensoría el Pueblo no podemos intervenir y mucho menos en temas particulares.

Allí hay un tema de inquilinato, se le indicó al señor (apoderado del inmueble)que estuvo aquí que el podría demandar ante el juez de inquilinato, pero el señor no ha hecho caso”, dijo la representante de la Defensoría del Pueblo.

A inicios de la pandemia varías personas en situación de movilidad, al no tener un techo donde vivir, hicieron del sector conocido como “Piedra Chapetona”, su morada, en una suerte de campamento. Con lonas, fundas plásticas, palos…, improvisaron espacios para pasar los días.

Pero a inicios del mes anterior estos fueron derrumbados y las personas que se encontraban en el lugar, que eran 15 en total, 14 hombres y una mujer, de edades entre 25 a 40 años, fueron desalojados.

Alex Nájera, director de Seguridad Ciudadana del Municipio de Ibarra, explicó que el desalojo se produjo para recuperar este espacio tradicional del cantón.

“Lamentablemente este sector se convirtió en un foco de insalubridad, inseguridad, pero ahora lo hemos recuperado”, apuntó.
Además, aclaró que no se ha violado ningún derecho de las personas en situación de movilidad.