Un ibarreño coordina la Fundación Ecuatoriana de Fibrosis Quística

Tiene 37 años de edad y fue diagnosticado con Fibrosis Quística a los 25. Se trata de una enfermedad genética poco conocida en el Ecuador que afecta a los pulmones y páncreas, llegando a ser letal si no es tratada a tiempo y de manera permanente durante toda la vida.

Desde hace poco más de un mes Andrés Villacís asumió la coordinación de la Fundación Ecuatoriana de Fibrosis Quistica (Fefiquis) en medio de la preocupación por la falta de visibilización de esta patología en medio de la pandemia mundial del coronavirus.

“Hago un llamado a las autoridades del Ministerio de Salud para que esta enfermedad sea muy tomada en cuenta. Nosotros pacientes y familiares estamos consolidando la fundación cuya sede queda en Quito para poder ser escuchados”, dijo Villacis quien reconoce que la FQ le cambió la vida por completo. Uno de los recuerdos más tristes que tiene Villacis es que tuvo que abandonar la carrera de medicina porque le dieron por desahuciado, sin embago sigue en “pie de lucha” y eso quiere transmitirlo en la Fefiquis.

Uno de los objetivos fundamentales de esta Fundación, según Villacís, es lograr que esta enfermedad tenga un diagnostico temprano y que los niños sean atendidos a tiempo. “Hay un descuido en la parte de la investigación médica”.

Para el coordinador, la Fundación actualmente se encuentra en un proceso de fortalecimiento institucional y de transición de directiva, con la intención de ‘refrescar’ los espacios que se han dejado de lado en los últimos años. A nivel nacional ya se ha tenido acercamiento con organizaciones de Cuenca y Guayaquil y una Fundación para pacientes con enfermedades raras.
Igualmente hace un llamado a la gente a que no los vean con lástima. Al contrario, invitó a los pacientes y no pacientes a unirse a esta causa para exigir el derecho a una buena atención en salud.