Un error acabó con su vida

p47f1IBARRA.  Mariana de Jesús Ruiz acabó con su vida. Ella se envenenó, los hechos no están muy claros pero  ayer dejó de existir. De acuerdo a las versiones familiares la falta de precauciones a la hora del manejo de los fungicidas le pasó factura.  

Hechos. Luis Panamá su esposo de 48 años llora. Su voz se le quiebra cuando la recuerda. “Estábamos bien. No teníamos problemas, no entiendo porque se murió. Ella no presentaba ningún tipo de enfermedad, estaba muy bien”, dijo el hombre quien llevaba 31 años de casado con la hoy occisa.

Versiones. De acuerdo a las versiones de su hija, Blanca Cecilia, al parecer su madre ingirió fungicida por equivocación. Ella junto a Luis estaban sembrando 2 mil plantas de naranjilla en su terreno, ubicado en la comunidad Magnolia de la parroquia García Moreno en la zona de Intag.

Palabras. “Mi hermana Liliana fue la que nos avisó. Mi mamá iba a preparar la comida, creo que por ahí fue la cosa. Ella estaba muy bien, de verdad no entiendo como sucedió esto”, comentó con lagrimas en sus ojos. 

Hilaridad. Sus palabras concuerdan con las versiones de su padre quien en su intento de salvarla la cargó en sus hombros durante 30 minutos hasta el subcentro de la localidad donde falleció. “La llevé para que nos dieran la atención, pero fue muy tarde, nada se pudo hacer”.
Adiós mamá. Marianita como la conocían sus familiares procreó 9 hijos con su esposo. Seis de ellos son menores de edad. La recuerdan como una mujer trabajadora y muy cariñosa. “Le gustaba mucho el campo. Era muy emprendedora, por eso se había trazado como meta sembrar las dos mil matas de naranjilla”, recuerda Alberto Quinchiguango uno de los amigos cercanos.  De acuerdo a los familiares hoy se realizará el sepelio en el cementerio parroquial.