Una fábrica de Francia está poniendo al máximo su capacidad para producir 80 cubre bocas por minuto. Esto dará más de 41 millones de mascarillas en un año. Pero serán insuficientes para cubrir la cantidad que solo China demanda de tal adminículo por el corona virus.

La economía china –la segunda del globo- está sufriendo una fuerte contracción. Al ser tan gravitante su producción dentro del contexto mundial, algunas economías grandes, medianas y pequeñas, también están experimentando fuertes sacudones. Muchos analistas consideran que el desempeño económico de China, ya golpeado por la guerra comercial con Estados Unidos, podría seguir retrocediendo.

Su Producto Interno Bruto podría bajar unos dos puntos en este año, con lo cual se situaría en niveles de 4%, es decir muy por debajo del 6% que estaba estimado. Es más, la economía mundial podría disminuir en un punto porcentual por la crisis de salud en el gigante asiático.

Los precios del petróleo han bajado por la disminución de las compras de China. También los de otras materias primas, como el cobre. La emergencia de salud está por cumplir los dos meses, y se siguen contando por miles los nuevos contaminados mientras el número de muertos crece por cientos. A esta fecha están infectadas 77 961 personas y han fallecido 2 362. La preocupación mundial alcanza niveles de paranoia. China, ¿oculta algo más?