Un combustible alternativo se crea en la UE. 17 de Julio

Ibarra. Los estudiantes de la Unidad Educativa 17 de Julio buscan cristalizar ideas y proyectos que ayuden a mejorar el mundo, pero sobre todo que sean amigables con el ambiente. Por eso, desde hace cuatro años emprendieron el proyecto hacer biodiésel.

Antecedente. Nelson Lucero, vicerrector de la jornada matutina y quien está a cargo de este proyecto, explicó que el plan de crear biodiésel nació con el objetivo de buscar un combustible alternativo en beneficio del ambiente. Sin embargo, lo siguen perfeccionando.

Para que esto se haga realidad, estudiantes de las diferentes especialidades con las que cuenta la institución, entre ellas mecánica industrial y electromecánica automotriz, trabajaron en conjunto para armar en los talleres de la unidad educativa un biorreactor.

Esta máquina tiene una capacidad para almacenar 50 litros. Sin embargo, una vez que se realiza la extracción del biocombustible, al final, quedan 40 litros de biodiésel.

“Nosotros vamos a restaurantes, hoteles y casas a recolectar el aceite de cocina que, en muchas veces, puede ser desechado por las cañerías, pero para nosotros es nuestra materia prima”, mencionó Lucero.

“Tenemos todos los estándares de calidad, gracias a la intervención de la Zonal y Distrito de Educación, instituciones que nos han ayudado en la instalación del laboratorio de química. Este equivale a que tengamos un biocombustible de calidad”.

Según el docente, el biocombustible ha sido probado en vehículos que poseen un motor que funciona a base de diésel.

Para crear el biocombustible, los estudiantes bajo la supervisión del profesor que esté a cargo, mezclan una serie de productos, entre ellos el aceite de cocina, metanol e hidróxido de sodio.

Reacción. Para Yamile Espín, estudiante del primer año de bachillerato, mencionó que el proyecto nació nace como una alternativa de crear un combustible que nos es un derivado del petróleo.

“La parte más complicada fue el emprendimiento. Saber qué era lo que estábamos haciendo, los pasos a seguir. Entonces, en este proceso, lo que se implementó fue la implementación en grupo”, dijo la estudiante.

En cambio, para Gustavo Taramuel, rector del centro de estudios, esta es una clara muestra del trabajo que los estudiantes hacen en las aulas.

El proyecto de biocombuestible ha hecho que la institución gane varios reconocimientos a nivel nacional.

Por ejemplo, ha salido ganador de concursos que se han realizado en Yachay.