Un camino equivocado

“Siembra vientos y cosecha tempestades”, dice un viejo adagio popular y eso está claramente demostrado con lo que viene sucediendo con los capos de la droga que en medio de la riqueza acumulada e insatisfechamente disfrutada, caen, a la larga o a la corta, en manos de la justicia, de las vendettas o de la muerte. Telmo Castro, de quien se dice era el “representante” del ‘Chapo’ Guzmán en Ecuador fue dado de baja al interior de la cárcel. Según indica el parte, estaba desnudo y atado sus manos y pies. ¿Fue ajuste de cuentas, malos repartos o viejas represalias que en medio del delito se pagan con sangre?. Lo cierto es que nuestro país dejó de ser un sitio de paso de la droga y se convirtió en asentamiento preferido de organizaciones que lograron contaminar las instituciones que están llamadas, precisamente, a combatir el delito, el narcotráfico y la delincuencia. Hay que recomponer muchas cosas en el país. Eso se espera.