Un cambista de moneda en Tulcán continúa desaparecido

La incertidumbre reina en la familia de Alfonso Rodrigo Obando Ortega. El hombre de 50 años de edad, desapareció hace cinco días. Nadie sabe de él, no hay rastro alguno, al momento un equipo élite de la Policía Nacional realiza las investigaciones del caso.

Obando Ortega, cambista de profesión fue visto por última vez, la mañana del pasado martes 18 de mayo en las calles Calderón y Roberto Grijalva en Tulcán.

De acuerdo a sus familiares desde ese día no se supo nada. El drama empezó la noche de ese día tras no regresar a casa. Según Tania Tulcán, su sobrina, la última conexión en Whatsapp de su tío fue el martes a las 15:11.

Desde ese momento se perdió el rastro. Su teléfono sigue ha pagado y la desesperación se apodera de sus familiares.

“Rodrigo es una gran persona, no se conoce que tenga problemas, es un ser muy correcto en todas sus acciones”, lo define Luis Mier, uno de sus amigos que se enteró de la desaparición la mañana de ayer. El accionar policial permitió su ubicación en la ciudad de Riobamba en la provincia de Chimborazo.

La angustia continua hasta hoy. Aunque se realiza una sigilosa investigación al respecto, se busca establecer si la desaparición tiene relación alguna con su trabajo como cambista de moneda en la capital carchense.

Rafael Moreno, representante de la Asociación de cambistas ‘Isidro Ayora’ pide a la ciudadanía que acude a este servicio soliciten la respectiva credencial para evitar ser víctimas de la delincuencia.

Todos los asociados ejercen esta actividad de forma legal entregando billetes auténticos y en un precio justo de cambio. Sin embargo, existen personas están cambiando moneda de forma ilegal, donde las personas pueden ser víctimas de estafas porque reciben dinero falso.

El Comandante de Policía Carchi, el Coronel Edwin Andrade, indicó que observando la problemática relacionada al gremio de cambistas de moneda de la ciudad de Tulcán, que están expuestos a ser víctimas de asaltos por las altas cantidades de dinero que manejan, se optó por poner un servicio policial en el parque para que este gremio pueda sentirse seguro durante sus jornadas laborales.