Un cambio necesario

La decisión de no disminuir el presupuesto de las universidades es un paso que se veía venir, más aún cuando los estudiantes protestaron en las calles para exigir que no se ejecute el recorte. Tras una larga reunión, que duró seis horas, los representantes de universidades públicas y del Gobierno llegaron a un acuerdo para mantener el presupuesto de la educación superior pública. Los centros de educación superior se comprometieron a mejorar el uso de los recursos sociales y energéticos, así como restituir en la proforma del presupuesto de 2019 las asignaciones para las universidades públicas correspondientes al ejercicio fiscal 2018. Además, las universidades implementarán medidas de austeridad que garanticen los recursos asignados. También se fijaron garantías por parte del Gobierno sobre la gratuidad del sistema de educación superior. Los consensos primaron para la toma de decisiones que no afecten a universitarios.