Un bus pasó sobre su pierna

accidenteIBARRA. Carlos Emilio Pozo, de 80 años de edad, podría perder su pierna luego que un bus de la cooperativa San Miguel lo atropellara. El hecho ocurrió alrededor de las 11:45 frente al Mercado Amazonas en Ibarra. Decenas de testigos aseguraron que se trató de una imprudencia del adulto mayor.   

Suceso. “Nosotros estábamos unos dos carros más atrás del bus, todos veníamos despacio, despacio y es más ,el semáforo ya se iba a poner en rojo. Es una desgracia, pero no fue culpa del señor busero. Da pena del mayorcito pero no fue culpa del busero”, dijo Gisela Cevallos, de 42 años.
El bus de placas IAG 682 circulaba por la avenida Pérez Guerrero.
Faltaban pocos metros para que la unidad de transporte número 68 llegara a la intersección de la calle Sánchez y Cifuentes cuando ocurrió la tragedia.
El hombre de 80 años aparentemente intentó cruzar el carril derecho de la avenida cuando fue embestido por el bus.

Daños. La llanta delantera izquierda del bus pasó por encima de la pierna derecha del anciano a la altura de la rodilla y el fémur. Según las primeras valoraciones médicas, el herido padece severas laceraciones. Pese a ello el hombre se mantuvo consciente.
Personal de Bomberos trasladó al paciente al hospital San Vicente de Paúl en donde lo ingresaron de inmediato a cirugía.

Curiosos.  Para evitar la pérdida de consciencia de Carlos, una señorita salió de entre el tumulto de curiosos y tras rociar perfume en su mano, logró mantenerlo consciente.
No se supo el nombre de la mujer. En unos  minutos, luego de reportada la alerta, la ambulancia Alfa 8, de la estación de Bomberos de Santo Domingo, llegó al lugar.
Para ingresar unos escasos metros, desde la Sánchez hasta el lugar donde estaba el herido, la ambulancia, se demoró un par de minutos.
La excesiva cantidad de curiosos obstaculizaba el paso. “Por favor háganse a un lado”, gritaban los uniformados sin que la multitud les hiciera caso. Para el público la tragedia se convirtió en todo un espectáculo.

Atención.  A las 11:56, según registró diario EL NORTE, el paciente fue atendido por los paramédicos. Fue cuestión de segundos para que lo subieran a la tabla y llevado a la ambulancia.
El hueso estaba descubierto. Sobre el cuerpo de la víctima se observaba una mancha de sangre.

Además.  El conductor del bus intentó huir pero fue detenido casi de inmediato.
Julio Padilla, de 70 años, con 35 años de experiencia al volante, recordó que los transeúntes en ocasiones son imprudentes.