Un botiquín para el 2014

En el nuevo año, además de los buenos deseos y augurios que se expresan, propósitos y compromisos que se hacen, besos y abrazos que se dan, todas las personas debemos disponer de un botiquín para atender las emergencias del 2014 que nos ayudará a alivianar, no las dolencias del cuerpo, sino las del alma.Es por ello, que todos los días debemos tener a la mano lentes de aumento no solo para maximizar, ver claramente o valorar las cualidades, virtudes y dones sino también gafas de disminución para minimizar, reducir o desvalorizar los defectos, debilidades o limitaciones de los que se encuentran a nuestro alrededor. Una hoja de papel y un lápiz no solo para anotar las cosas malas, problemas o fracasos sino también para recordar que al virar la página habrá otra oportunidad para escribir las cosas buenas, aciertos o éxitos. Una goma elástica y plastilina no solo para acordarnos de ser flexibles, tolerantes o pacientes sino también para amoldarnos, acomodarnos o adaptarnos a la situación cuando los resultados no son los que esperábamos. Una venda y un perfume no solo para curar los sentimientos heridos, decepciones amorosas o desilusiones sino también para percibir nuevas emociones, afectos y amores. Un borrador y un corrector no solo para deshacer, suprimir o acabar con los errores, equivocaciones o imperfecciones nuestras y de los otros sino también para volver a hacer, empezar de nuevo o perfeccionar lo ya iniciado. Una aguja y un hilo no solo para coser, arreglar o dar puntadas en aquello que se va a abrir, desgarrar o romper sino también para asegurar, sujetar o unir a quienes son importantes en nuestra vida. Un chocolate y un beso no solo para endulzarnos, tomar energía o seguir adelante, sino también para recordar que todos necesitamos cariño, ternura o aprecio porque la amistad o el amor nos hace fuertes, grandes y mejores. Finalmente, una bolsa de té y una almohada no solo para relajarnos, descansar o reflexionar sino también para estar conscientes de que después de la noche viene el día, en el que habrá una nueva esperanza para encontrar la felicidad. Queridos amigos, que este botiquín jamás les falte en el 2014. ¡FELIZ AÑO NUEVO!

Kim Vivero Saltos
kvivero@pucesi.edu.ec