Un año después del accidente de la Cooperativa Espejo, el dolor sigue presente (video)

39f1IBARRA. Un suspiro y una pausa hizo Luis Alvarado, antes de contar su historia. Él perdió a siete miembros de su familia a causa de un accidente de tránsito que ocurrió hace 365 días en la vía Ibarra-San Lorenzo.

 

VÍCTIMAS. El hombre de 62 años, perdió a sus hijos: Elizabeth y Mauricio Alvarado, a sus nietos: Steven y Melany, al igual que a los cónyugues  de sus hijos: Marco Castillo y Ana Guamán respectivamente. En el trágico accidente también falleció, Yolanda Sánchez, su esposa. Ella fue su compañera por 40 años.

 

HECHOS. El pasado 19 de febrero de 2012, el bus de la Cooperativa Espejo disco 28 con placas CAF-314 subió a los pasajeros en las afueras de la Terminal Terrestre de Ibarra (no tenía frecuencia). Ahí se embarcó la familia Alvarado, a las 06:00.  
Ellos se dirigían hasta Las Peñas, iban a disfrutar del feriado de carnaval. Nunca imaginaron, que al abordaron el bus, su destino sería el cielo.  El automotor era conducido por Óscar Rosas. El trayecto continuó por la vía Ibarra-San Lorenzo, a la altura de la comunidad de San Guillermo el bus perdió pista, se estrelló contra una montaña y terminó en un hueco de unos 10 metros de profundidad.
El impacto fue mortal, 30 personas perdieron la vida y 27 resultaron heridas.

TESTIMONIO. Luis Alvarado, decidió no ir al paseo. A las 09:00 salió a realizar una llamada para constatar que sus seres queridos llegaron a su destino. (Las Peñas).
Segundos después se enteró que había un accidente con fallecidos. Él se dirigió al hospital San Vicente de Paúl donde reconoció a sus nietas Isabel y Melany, estaban internadas en el hospital San Vicente de Paúl. Melany murió días después.
Pero lo más doloroso para él fue reconocer a sus seres queridos en la morgue del hospital.
“No podía creer lo que estaba viendo era mi familia, mis hijos, mi mujer , mi nuera y mi yerno”, dijo Luis Alvarado, mientras se frotó las manos al recordar lo ocurrido, y afirmó que su esperanza es Isabel de tres años. Ella fue la única sobreviviente del accidente. La infante asiste a terapias de lenguaje y tiene lesiones en su pierna derecha.
Luis junto a su hija Sonia afirmaron que se unieron más a raíz del accidente,  para poder sobrellevar un dolor irreparable, dijo.
En la casa de la familia Alvarado, en una hoja que esta colgada en la puerta dice: “Dios bendice a los de limpio corazón porque verán a Dios” (Mateo 5 versículo 8).

SOBREVIVIENTE.  En la misma unidad de la Cooperativa Espejo iba Wilfrido Portilla de 65 años, él abordó el bus en las afueras de la Terminal, se dirigía hasta el sector de Tercer Paso donde tiene unos terrenos, es agricultor.
El hombre se sentó en la última fila del bus. “Luego del choque me quedé inconsciente, cuando me desperté estaba en la Panamericana”, dijo Portilla. El quedó  con lesiones en el rostro y asistió a terapia porque tenía dolores en el cuello y pulmones.
Su esposa, María Guerrero pensó que había fallecido, luego que se enterara que el bus en el que iba su compañero por 40 años quedó destruido y había decenas de fallecidos.
PROCESO. Las investigaciones de la Fiscalía en este caso determinaron que el causante del accidente era Óscar Rosas, el conductor. Estos hechos fueron ventilados ante la autoridad del Juzgado de Tránsito.