Un año 20/20

Sin lugar a dudas, el inicio de un nuevo año es el comienzo de no sólo una nueva vida para hacer realidad los sueños, un nuevo reto para demostrar las capacidades, un nuevo compromiso para encontrar la felicidad, una nueva página para escribir una interesante historia, y un nuevo trabajo para realizarse profesionalmente, sino también una nueva vida para terminar con las pesadillas, un nuevo reto para superar las barreras, un nuevo compromiso para acabar con la tristeza, una nueva página para corregir los errores, y un nuevo trabajo para dejar la mediocridad. De igual manera, así como en la vida existen unos momentos alegres y otros tristes, el tiempo tiene dos días en el año en los que nada puede ser hecho ni cambiado. El uno se llama ayer o pasado, lo que pasó … ya pasó, y por más bueno o malo que haya sido jamás volverá. El otro se llama futuro o mañana, lo que tenga que pasar… pasará, y por más emocionante o maravilloso que podría ser nunca lo sabremos mientras no llegue el momento. Esto confirma, que el único escenario seguro es el presente, y que el presente es un regalo, que Dios nos ha obsequiado para que lo vivamos a plenitud. Es por ello, que cada uno debemos dar lo mejor de nosotros mismos para tener 12 meses de prosperidad y éxitos, 52 semanas de alegría y amistad, 365 días de trabajo y experiencia, 8.760 horas de salud y bienestar, y 31’536.000 segundos de amor y paz, para que podamos disfrutar en todo sentido de un AÑO 20/20. ¡FELICIDADES A TODOS!