Un ‘angelito’ necesita cooperación de todos

Otavalo. Marcela de la Torre necesita ayuda. Su hijo Ángel de la Torre de 2 años y cuatro meses se debate entre la vida y la muerte.

Su condición de discapacidad –De acuerdo al carné del Conadis tiene un 85 por ciento- lo hacen vulnerable, es por ello que su madre lo cuida las 24 horas del día.

“No trabajo y no tengo como mantener a mi hijo. Necesito ayuda del MIES o de la Misión Manuela Espejo para que mi hijo sobreviva”, relata con tristeza la progenitora.

Desde el nacimiento del pequeño Ángel las cosas se complicaron para la madre soltera. Su hijo tiene parálisis cerebral lo que hace dependiente de su progenitora.

Además de esto no puede caminar ni ver. “Por mi condición no le he podido dar las terapias que necesita. No estoy calificada para el bono, yo no trabajo y necesito ayuda para que mi hijo sobreviva”, comenta.

Triste realidad. Marcela y su hijo están alojados en la casa de su madre Rosa Pi-cuasi, en la comunidad de Huaczara en la parroquia Eugenio Espejo.

“La vecinita necesita ayuda, el bebé es discapacitado y necesita que una persona lo cuida, por eso ella no puede trabajar”, contó Adriana Ramírez, una allegada a la familia del pequeño Ángel.

A decir de la madre ninguna institución pública le ha dado la ayuda necesaria, salvo la atención que recibe a diario en el centro de desarrollo municipal Rena-cer en el barrio La Joya.

Marcela de la Torre cuida de su hijo Ángel durante las 24 horas del día. Ella necesita ayuda.