U.E. 28 de Septiembre se trasladará a la Lidia Sevilla León

Ibarra. Con un plano inicial de como sería el Centro de Rehabilitación Social de Ibarra, Edmundo Moncayo, director general del Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de Libertad, junto con Diego Bucheli, coordinador Zonal 1 de Educación; firmaron y notarizaron ayer el convenio de comodato para la entrega de las instalaciones de la Unidad Educativa 28 de Septiembre.

El establecimiento fue motivo de un estudio sobre el riesgo que representa, para sus alumnos, colindar con dicho centro penitenciario específicamente por las fugas de los internos. Estos argumentos se dialogaron durante un año hasta encontrar una solución.

Diálogo. Para Bucheli la decisión fue parte de un consenso entre todas las autoridades de la provincia de Imbabura y alrededor de 400 padres de familia, en asamblea ciudadana conjuntamente con la Gobernación, Cruz Roja, Cuerpo de Bomberos, Policía Nacional y Secretaria Nacional de Riesgos.

El Coordinador estableció que existe un compromiso con la Alcaldía de Ibarra para realizar dicho traslado a las instalaciones de la Unidad Educativa Lidia Sevilla León, en el sector de Huertos Familiares.

Para Mocayo, la intención de usar estos espacios tiene como objetivo lograr una adecuada reinserción social de las personas privadas de la libertad, usándolos para talleres de capacitación que los vuelva productivos para su posterior inserción social.

Preocupación. Aunque para las autoridades del sistema carcelario todo está listo, Yolanda Garzón, rectora del establecimiento tiene sus observaciones a la decisión. Para la representante del establecimiento educativo es una pena “desprenderse de un espacio que ha sido centenario” pero la mayor preocupación es la presión que ejercen las autoridades sobre el plantel.

“Queremos que nos dejen trabajar con tranquilidad hasta cuando tengamos el lugar en condiciones dignas porque se está trasladando talento humano y los niños son los más vulnerables”, recalcó la magíster.

“Estamos sintiendo el desalojo, pero no estamos sintiendo el apoyo”, argumentó. Según el documento firmado, existe una cláusula en la que se garantiza la permanencia de los alumnos hasta el día en que sean trasladados, sin embargo, todavía no se conoce una fecha específica.

Retrasos. Elena Parreño, delegada del Cabildo ibarreño, manifestó que un retraso por parte de los contratistas en la entrega de la obra no permitió que el traslado de realice desde la mañana de ayer, así que espera que en el transcurso de estas semanas ya se pueda realizar el cambio de sede.

Según la rectora de la institución todavía no conocen detalladamente en que condiciones está el nuevo sitio, en donde estudiarán las decenas de niños y niñas, y que los padres de familia son los más preocupados debido a que muchos deberán retirar a sus hijos de este plantel por la distancia que implica llevarlos a la nueva sede.

Contexto. En abril del año pasado un interno logró escapar de la cárcel por el techo de la unidad educativa lo que motivó a elaborar un plan denominado “Cambio de domicilio”. En agosto del mismo año se frustró otro intento de fuga por el techo del plantel.

Una foto de Google del predio donde funciona la U.E. Lidia Sevilla y que recibirá a los estudiantes de la Escuela 28 de septiembre.
Las autoridades de rehabilitación social, presentes en el acto, garantizaron un adecuado traslado.
A la izquierda Diego Bucheli, coordinador zonal de Educación junto al otavaleño Edmundo Moncayo, director general de la SNAI.