Tuta Kawsay promueve la feria nocturna en Otavalo

Treinta y un productores y comerciantes, que forman parte de la Asociación Tuta Kawsay, esperan que su proyecto sea aprobado por la municipalidad para poder hacer realidad lo que ellos llaman la primera feria nocturna del norte del país.

Los socios de esta organización han presentado un proyecto y solicitan la autorización para usar la calle Quiroga, desde la Modesto Jaramillo hasta la 31 de Octubre.

Hasta antes de la pandemia, los comerciantes laboraban de forma informal en las noches en un sector de la Plaza de Ponchos, frente a las carpas de la feria gastronómica conocida como ‘las chiquillas’. Su trabajo iniciaba desde las 19:00 hasta las 22:00.

El equipo técnico de la Plaza de Ponchos contribuyó en la elaboración del proyecto que fue presentado a las autoridades de la municipalidad. Según Victoria Aguilar, la propuesta de la asociación incluye tres espacios para actividades culturales y 31 puestos de venta.

“Queremos que la feria sea algo diferente. Nuestro objetivo es también readecuar la calle con iluminación y los adoquines pero necesitamos el apoyo de las autoridades pero nos han negado la posibilidad de utilizar la calle Quiroga. Nos están ofreciendo el Pasaje Saona pero, como asociación no es viable ejecutar nuestro proyecto en este espacio”, explicó Aguilar.

Para la asociación el espacio que propone la municipalidad no ofrece las condiciones para poder trabajar de forma adecuada. “Aquí existen bodegas de los vendedores de la Plaza de Ponchos y eso provocaría dificultad para realizar nuestro trabajo, si nos ubican aquí es posible que tengamos problemas con los cocheros que cargan las maletas.

La calle Quiroga es la más adecuada para realizar esta feria con el proyecto que presentamos”, indicó la ciudadana.

Respuesta municipal
“Hemos atendido a la asociación con las puertas abiertas y les dimos la alternativa de compaginar su proyecto con un programa de regeneración urbana que tiene el municipio. Anteriormente teníamos un proyecto para los dos pasajes que se encuentran en la Plaza de Ponchos y ellos estaban tomados en cuenta en este proyecto, pero por la pandemia no se ha hecho posible su ejecución.

El Pasaje Saona es el lugar más indicado para la ubicación de estos comerciantes, porque se dinamizaría la zona que se ha convertido en u urinario”, señaló Lema.
En torno a las bodegas que existen en esta calle, el funcionario aseguró que se hará cumplir la ordenanza de la Plaza de Ponchos cuyo funcionamiento es hasta las 17:00.