Turistas preocupados por casos delictivos

p8f1Otavalo. La Plaza de Ponchos es el centro financiero del cantón Otavalo, es la médula generadora de empleo, turismo e impuestos hacia el cabildo, un centro donde transitan miles de personas diariamente entre comerciantes, pobladores pero sobre todo turistas de todas partes del mundo. Sin embargo, la seguridad es mínima y los ladrones se aprovechan de la falta de personal que resguarde la zona.

Ausencia. La seguridad hacia los compradores sobre todo extranjeros, de parte de las autoridades es nula, afirma Alfonso Yamberla, vocal principal, de la Asociación de Vendedores permanente de la Plaza. “No hay personal de seguridad municipal o de la Policía Nacional quienes resguarden la integridad de quienes visitan nuestra plaza, más aún en los fines de semana, los ladrones hacen de las suyas en los lugares aledaños a la plaza, aquí los vigilan y afuera los roban”, afirma.

Cultura. “Nosotros pagamos anualmente 25 dólares por puesto, somos alrededor de 700 locales sin contar con los comerciantes foráneos que se instalan en las calles, los extranjeros no están seguros cuando vienen a comprar sus recuerdos o a disfrutar de nuestra cultura. Pedimos se instale diariamente personal de seguridad municipal o nacional para resguardar su integridad”, concluye.

Exigencia. La diversidad cultural del Ecuador se instala diariamente en esta plaza, es uno de los sectores favoritos para los extranjeros, en una pequeña extensión, donde los pasos peatonales son angostos se puede apreciar varias culturas mundiales y esa es la riqueza que atrae a propios y extraños. Los comerciantes afirman que “tienen el apoyo del cabildo pero exigen más seguridad para quienes los dan de comer”, afirman.
Capacitación. Hace poco concluyeron unos talleres de capacitación sobre seguridad organizado por Policía, Bomberos y otras instituciones, sin embargo, los comerciantes afirman que no llegarona ellos.