Tuldupay

german muenalaLa cultura andina y kichwa en particular, a lo largo de la historia y sobre todo como consecuencia del sistema colonial, perdió mucho de su esencia, algo se busca rescatar encontrando los principios básicos y filosóficos en ciertos vestigios arqueológicos, en la cultura oral, en la fiestas y tradiciones de sus comunidades y pueblos.


Recuerdo al Centro Cultural Peguche, culpables de permitir el fortalecimiento de valores de identidad kichwa a los de mi generación, quienes con sus investigaciones in situ, recopilaron de la memoria de las comunidades manifestaciones culturales casi extintas como el Jaillariaku, Gallo Capitán, San Juan de Imantag, pendoneros, matrimonios, wawa wañuy, de los que recuerdo.
Este jueves, con mucha deuda fui al teatro de la Politécnica Nacional en Quito para presenciar la puesta en escena de Tuldupay del mashi Felipe Males, una obra de teatro y música que es producto de una investigación, que contó con el asesoramiento de muchos mashis mayores, que en el tema del matrimonio indígena lleva muchos mensajes de múltiples dimensiones a las nuevas generaciones.
Son como cincuenta jóvenes mujeres y hombres kichwas otavalos, que seguro en el proceso de puesta en escena les habrá surgido muchas preguntas, que con sus respuestas permitiría fortalecer esos valores de identidad que en ciertos jóvenes son vagos.
La obra tiene valor precisamente porque son jóvenes quienes retoman costumbres como algo propio y nuestro, mostrándonos a nosotros mismos, no dejando que otras nos muestren lo nuestro. Así lo hizo el grupo Peguche en la década de los 80`s que llevó a grandes escenarios nuestra cultura y arte.
Chévere por estos jóvenes, mi reconocimiento a Felipe como líder de esa generación, pues el pueblo kichwa y la sociedad necesitan de acciones a este nivel.

 

Germán Muenala Vega
muenalagerman@gmail.com