Tulcán da un paso para su reactivación económica

Tulcán se prepara para iniciar el proceso de reactivación económica, en medio de la pandemia del covid-19. Desde hoy entra en vigencia los protocolos de seguridad para la reanudación de actividades del sector de la construcción, ferreterías y transporte de materiales.

El COE Cantonal con la participación de profesionales de la construcción de obras privadas, contratistas de obra pública, cooperativas de transporte en volquetas y camionetas, ferreterías, gremios de maestros de la construcción y canteras; emitió el protocolo de seguridad para este sector.

Las construcciones particulares y de obra pública deberán llenar un formulario y registrarse en la Alcaldía de Tulcán a través del correo tramitesobras@gmtulcan.gob.ec.

“El GADM de Tulcán autorizará las construcciones particulares y públicas esenciales, así como el funcionamiento de las ferreterías, pequeña industria que oferte bienes, servicios/productos y verificará el cumplimiento del protocolo a través de la dirección de Obras Públicas, de Ambiente y Comisaría de Construcciones”, dijo Cristian Benavides, alcalde de Tulcán.

El protocolo exige identificar entre los trabajadores a quienes puedan asistir a actividades presenciales o vía teletrabajo; así como tomar en cuenta si pertenecen a grupos vulnerables o cuidan de personas con enfermedades catastróficas.

“Es un paso muy importante, sabemos lo complicado que está, la situación pero creo que debemos autodisciplinarnos. Hay proyectos de vivienda que debemos terminar”, comentó Mario López, constructor.

De acuerdo a la normativa se deberán establecer horarios de trabajo por grupos, según la cercanía de sus viviendas al lugar del trabajo; uso de mascarilla, visores y dinámicas sociales como no saludar con mano o con beso, aplicar el distanciamiento social mínimo de dos metros; no realizar reuniones internas presenciales, actividades deportivas, eventos sociales, celebraciones que provoquen aglomeraciones.

Las medidas de limpieza y desinfección del personal y los equipos de protección son obligatorias; lavado de manos cada tres horas, desinfección de lugares de concentración, completan las medidas de seguridad.