Tres hermanos, autores de asesinato, sentenciados a 26 años

asesinos

URCUQUÍ. En el Tribunal de Garantías Penales de Imbabura, tres hermanos fueron sentenciados a 26 años de pena privativa de libertad por asesinato.

Los sentenciados mataron a Pablo Y, el 27 de noviembre de 2015.

Cuando se realizó la denuncia, los agentes de la Dirección Nacional de Delitos contra la vida, muertes violentas, Desapariciones, Extorsión y Secuestros, Dinased, iniciaron las investigaciones.

Luego de 40 días, los agentes localizaron a los responsables.

PROCESO

Las pruebas presentadas por la fiscal del caso, Lizandra Bastidas, aclararon que el crimen fue cometido por los tres hermanos: Carlos Vinicio, Juan Francisco y Edison Ramiro M., en la finca ‘Villacantares’, en Urcuquí, donde trabajaron en la producción de panela.

La víctima fue su antiguo empleador, Pablo Fernando Y.
El ciudadano, de 55 años, murió a causa de 75 heridas hechas con más de dos armas blancas, así lo confirma el resultado médico-legal de la autopsia presentada ante el Tribunal.

HECHO

La noche del 27 de noviembre los sujetos ingresaron a la finca a esperar la llegada de la víctima, cortaron los alambres de luz, lo amarrarlo al cañaveral le propinaron las puñaladas hasta consumar el asesinato.

En el relato que presentaron los hermanos M. ante el juez contaron que una mala negociación del costo por bulto de panela fue la razón del delito.

EN LA NORMATIVA

El proceso de reconstrucción de hechos fue la prueba entregada por la fiscal Bastidas ante los jueces Sigifredo Mejía, Leonardo Narváez y Diego Chávez.

En la audiencia se ordenó el pago de una multa debido al fallo oral, emitido por el Tribunal, el 11 de octubre del 2016.
Esta multa se determinó con base en el artículo 70, numeral 14 del Código Orgánico Integral Penal (COIP), que establece de 800 a 1000 salarios básicos unificados.

El monto exacto de la multase precisará en la sentencia escrita.

La Fiscalía procesó este caso por asesinato, tipificado en el artículo 140, numerales 2 y 4 del COIP, donde determina una de pena de 22 a 26 años de privación de libertad por este delito.