Tres funcionarios serán juzgados por alterar evidencias en cuerpo de Francisco Cajigas

Este jueves 26 de julio de 2018, a las 08:30, se desarrollará la audiencia de juzgamiento por el delito de alteración de evidencia y elementos de prueba contra de Ángel N., doctor del Centro de Investigación Forense de Esmeraldas; así como Leónidas F. y Sergio R., disector y ayudante en los procesos de autopsias del mismo Centro, por manipulación de las evidencias pertenecientes al proceso de desaparición forzada y ejecución extrajudicial de Francisco Cajigas Botina, ocurrida en noviembre de 2015, en la ciudad de Ibarra.

Se tiene previsto que, a esta audiencia, Fiscalía y por parte de la defensa presenten 18 testimonios ante el Tribunal entre ellos testigos, policías, antropólogos, peritos toxicólogos y prueba documental.

El 17 de noviembre de 2015, Francisco fue detenido por cinco miembros de la Policía Nacional, 13 días después su cuerpo apareció cerca de la laguna de Yahuarcocha, en Imbabura, Sus restos fueron trasladados al Centro de Investigación Forense de Esmeraldas para realizarle la autopsia. Allí, se produjeron varias irregularidades como el desprendimiento injustificado de la cabeza del cuerpo y la entrega de éste sin el cráneo, a sus familiares.

Además, durante el proceso se determinó que el cráneo de Francisco fue lavado con químicos especiales, presuntamente con el fin de borrar cualquier rastro de evidencia. Así lo informó el peritaje antropológico que fue ordenado por Fiscalía, en el que se señala: “el cráneo fue tratado y sometido a una limpieza química” y posteriormente, con el peritaje toxicológico, se determinó que la sustancia había sido cloro.

Para Gabriela Flores, asesora legal de Inredh, esta audiencia es importante porque permitirá esclarecer los hechos acerca del cometimiento del delito específico de alteración de evidencias, pero también ayudará a esclarecer los hechos acerca de la desaparición forzada y ejecución extrajudicial de Francisco. “Este proceso, aparte de tener un valor por sí mismo, nos da esperanzas porque puede constituirse como un instrumento que permita esclarecer los hechos sobre la muerte de Francisco -dice Flores – y finalmente se podrá obtener justicia para la familia, que tanto ha esperado por su derecho a verdad”.

El delito de alteración de evidencia y elementos de prueba está tipificado en el artículo 229 del Código Orgánico Integral Penal (COIP) con una pena privativa de libertad de uno a tres años.