Tren de la Libertad está en el olvido

IBARRA.- Un año se cumplirá en mayo desde que el Gobierno Nacional anunció la liquidación de la Empresa Pública Ferrocarriles del Ecuador, y otras siete empresas públicas, como parte de las medidas para enfrentar la crisis económica agravada por el impacto de la pandemia de coronavirus.

 

El proyecto de la rehabilitación del Ferrocarril renació en el año 2010 y, al igual que en la época del General Eloy Alfaro, fue considerado por muchos como un símbolo de la unidad nacional de Ecuador.

 

Una infraestructura que le costó al país USD 400 millones, que fueron usados para rehabilitar el tren, cambiar rieles, reemplazar durmientes y construir estaciones; hoy está en el abandono y se devalúa con el paso del tiempo.

 

En Imbabura, la ruta denominada “Tren de la Libertad” auguraba “un futuro turístico para el norte del Ecuador”. Esta ruta contaba con estaciones en Otavalo, San Roque, Andrade Marín, San Antonio, Ibarra, Hoja Blanca y Salinas; se rehabilitaron 30km de vías ferroviarias.

 

La inversión realizada por el Gobierno para habilitar este tramo superó los $2 millones de dólares.

 

Los turistas que se aventuraban a realizar el viaje en tren por Imbabura, tenían la opción de hacer paradas en cada poblado para conocer más sobre cada uno de ellos.

 

Así por ejemplo, en Andrade Marín podían visitar el Museo Textil Fábrica Imbabura y la industria de la zona; en San Antonio se podían bajar y conocer los talleres de los artesanos de la madera, y esto de alguna manera, generaba movimiento económico.

 

David Camuendo, vive en el barrio Sur en San Antonio de Ibarra, frente a la estación del tren. Cuenta que cuando el tren estaba activo lo veían pasar con los vagones llenos de turistas extranjeros y nacionales.

 

“Recuerdo que a los extranjeros se les hacía una parada aquí en la estación del tren de San Antonio y tenían la posbilidad de visitar los talleres de arte que es la parte fundamental para sobrevivencia del pueblo”.

 

La estación de San Antonio, aún está en buenas condiciones; a pesar de permanecer sin uso, se hace una limpieza esporádica.

 

Nos encontramos con un ex trabajador de la empresa pública que dijo cumplir funciones de limpieza y vigilancia, aunque no de forma permanente. Mientras se intenta conservar la estación, las rieles del tren ya están cubiertas de maleza.

 

La estación de Hoja Blanca, no ha corrido con la misma suerte. Allí las instalaciones, que tuvieron costosas inversiones, han sido vandalizadas, se han llevado los baños, las puertas, las ventanas, incluso el techo, se han roto paredes; y así poco a poco se va acabando con las inversiones hechas con el dinero de todos los ecuatorianos.

 

Luego de la liquidación, los bienes iban a pasar a manos del Ministerio de Turismo, pero mediante un nuevo Decreto Ejecutivo con fecha 13 de abril de 2021, se estableció que los activos y pasivos de Ferrocarriles del Ecuador se transfieran al Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP).