El tren le daba vida a Salinas, una parroquia que ahora luce vacía

Ibarra.- Escuchar el ruido del tren al llegar a la estación de Salinas era emocionante, ya que además de dinamizar la economía las familias salían a ver qué turistas llegaban a su pueblo.

Todo esto se acabó, ese ruido ya no se escucha, la estación está llena de polvo y lo único que queda es la vía férrea. Sin embargo, a pesar de todo esto que provocó la pandemia del nuevo coronavirus, las familias emprendedoras buscan la manera de reactivarse.

Cerca a la estación hay una plaza artesanal donde los visitantes adquirían un recuerdo de este pueblo con identidad cultural.

‘Todo parece imposible hasta que se hace’, es una frase de Nelson Mandela que está plasmada sobre la pared de la plaza, donde se informa sobre las ganancias que las mujeres emprendedoras tuvieron desde el año 2012 gracias a los turistas que llegaban en el tren La Libertad hasta febrero de 2020.

De acuerdo a los datos, los ingresos por ventas fueron de USD 109.470,14 desde 2012 hasta febrero pasado, solo en este último mes recaudaron USD 1.443,75.

Para quienes trabajan en el centro el 2019 fue un buen año para las ventas y tenían la esperanza de continuar así.

Eliana Ferigra es promotora turística independiente, comentó que la poca gente que llega ahora a la parroquia es porque ya lo hicieron alguna vez en el tren. “Queremos que sepan que nuestros emprendimientos se están reactivando”.

Eliana indicó que para el feriado estarán atendiendo en la plaza artesanal y además, estará habilitada una sala etnográfica, donde se expone sobre los antepasados afrodescendientes a nivel mundial. El restaurante del centro gastronómico Palenque también estará con sus puertas abiertas en el feriado del 2 y 3 de noviembre.

Las artesanías que elaboran las emprendedoras ofrecían a los turistas que llegaban en el tren. Chela Galindo recuerda que esperaban a los visitantes “con mucho anhelo. Algunas somos madres solteras y vivimos de esto”, señaló.

Verónica Pozo es representante de la Asociación de Mujeres Emprendedoras de Salinas. Además, está encargada de la cafetería de la estación del tren, contó que con el cierre de la empresa de Ferrocarriles la situación “es crítica, el pueblo está solo, no hay visita de turistas”, dijo. El único ingreso económico que tenían los negocios era por la llegada del tren de jueves a domingo a Salinas, “no tenemos un mensual de ningún otra parte, nos ha afectado bastante pero a pesar de esto vamos a reactivarnos”, añadió Verónica.