Traslados, otro temor para los PPL de Tulcán

María Paula Cuarán no para de llorar. Lleva casi dos años sin ver a su hijo que fue trasladado al Centro de Rehabilitación Social de Manta.  El hacinamiento en el centro penitenciario de Tulcán, obliga a realizar traslados al interior del país.

“Le pido a mi Dios que me lo traigan. No tengo los recursos económicos para ir a verlo”, dijo en medio de lágrimas, la madre de familia.

La Mesa de Justicia del Carchi en su último informe confirmó que existe hacinamiento en el CRS-T, situación que preocupa a las autoridades judiciales y carcelarias.

La actual infraestructura ya no da abasto para receptar a más detenidos. Es por esto que se realizan los traslados a cárceles como El Turi, en Cuenca, Latacunga, Santo Domingo, Manta y Guayaquil.

El exceso de personas privadas de la libertad, en los pabellones de hombres y mujeres comienza a generar problemas e incertidumbre en las autoridades judiciales, ante probables planes de escape o fugas.

“Tenemos un hacinamiento del 180 por ciento. Actualmente se está trabajando en la construcción de dos nuevos pabellones”, explicó Edmundo Moncayo, director general del Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad y a Adolescentes Infractores, SNAI.

Al momento están recluidos 620 internos, registrándose un sobre cupo de 300. Según datos del SNAI, actualmente existen 30.300 personas privadas de la libertad en los 48 centros penitenciarios y se registra un hacinamiento del 30.06%.

Actualmente en el CRS-T, se encuentran PPL de Ecuador, Colombia, España, Perú y Venezuela entre otras nacionalidades.