Traslados de PPL sorprende y genera malestar en familias

Tulcán. Drama, dolor e incertidumbre. Las tres palabras sintetizan el sentir de un grupo de familias en Tulcán. La madrugada de este martes 10 de septiembre, 71 Personas Privadas de la Libertad, fueron trasladados hasta los Centros de Rehabilitación Social de Latacunga y Santo Domingo.

Situación. El repentino cambio sorprendió tanto a los PPL como a sus allegados, así lo reconoce Azucena C, quien con lágrimas en los ojos esperaba en los exteriores del Centro de Rehabilitación Social de Tulcán, por la entrega de las pertenencias de su esposo. Ella aseguró a EL NORTE que su esposo le faltaba seis meses para salir. “No entiendo por qué hicieron este traslado, nos dicen que por seguridad, pero mi esposo ha pasado nueve años aquí”, expresaba la mujer.

El operativo de seguridad fue sigiloso. Tres buses del ministerio de gobierno, llegaron sobre las 03:00 hasta el Centro de Rehabilitación Social de Tulcán, CRS-T para realizar el traslado.

El operativo se lo realizó ante la vista y paciencia de uno que otro familiar que se enteró de la medida sobre la hora.

“Que se lleven a los PPL que ha cometido delitos graves, mi esposo fue de tenido por contrabandear gasolina. Esto es injusto, además él estaba cerca de salir”, contó entre lágrimas Victoria R, cónyuge de uno de los trasladados.

Contrapunto. Un equipo de EL NORTE trató de hablar con el director del CRS-T pero fue imposible. Desde el interior del lugar, los guardias de seguridad aseguraron que se encontraba ocupado en reuniones de trabajo. Igual suerte corrieron los familiares y allegados de los PPL que llegaron para conocer el futuro de los suyos pero les fue imposible.

“El director no quiso darnos la cara. No sabemos quiénes no más se fueron. Es mentira que se los llevaron por temas de seguridad”, apuntó una mujer que evitó identificarse. El malestar se evidenció entre los familiares.

Antecedentes. Este es el segundo traslado que se realiza en lo que va del año. El primero se registró el 29 de enero pasado, cuando se llevaron 103 internos; 87 hombres y 16 mujeres hasta la cárcel de Turi, en la provincia del Azuay. “El traslado es injusto, pues debemos gastar más dinero para ir hasta Santo Domingo. No sabremos cómo serán las condiciones de visita en ese lugar”, reclamó Verónica CH.

Aunque no se conoce de manera oficial lo que motivó al traslado, según conoció este rotativo la decisión de reubicar a los internos, se dio a partir de un informe respecto al centro carcelario en el que se determinó que existe más de un 75% de sobre población. La infraestructura del centro de rehabilitación está creada para acoger a 350 persona privadas de libertad y al momento tiene el doble de reclusos.

Fuerte denuncia. “El director se lava las manos diciendo que es orden de Quito. Pero se está dejando llevar por ‘Zamarita’, una detenida que se hace pasar por vidente y bruja”, denunció la esposa de un detenido que evitó identificarse. A decir de la mujer que permitió ser grabada pero sin revelar su nombre al interior del CRS-T hay muchas anomalías al interior del escenario. “No puedo revelar mi nombre porqué tomarían represalias contra mi esposo”, concluyó.

La denuncia va más allá, pues asegura que al interior del lugar se vende un plato de comida en al menos cinco dólares.

En un segundo intento por conocer la versión al respecto de estas denuncias, diario EL NORTE intentó conocer la versión del director pero fue infructuoso. Esta vez aseguraron que estaba en reunión con el comandante de Policía del Distrito Tulcán, pero era mentira. Pues el uniformado se encontraba laborando normalmente en el Comando de la Policía.