Tras siete años de labor, el Obispo Valter se despide

Ibarra. La noche del 24 de diciembre de 2017 fue especial en La Catedral. Monseñor Valter Maggi, Obispo de Ibarra, compartió con unas 50 personas de escasos recursos la cena de Navidad.

Fue una noche de alegría, en la que “Dios le pague” fue la palabra que más se escuchó. Un “Dios le pague” que salió de lo profundo del corazón de aquellos a los que falta el dinero y las cosas materiales, pero les sobra amor para dar.

Quién iba a pensar que aquella noche sería la última que decenas de personas compartirían la cena de Navidad con Monseñor Maggi.

El Obispo de Ibarra presentó su renuncia al papa Francisco y esta fue aceptada.

Hoy, a las 12:00, Monseñor Maggi, quien desde ayer es Obispo emérito, celebrará su última eucaristía en La Catedral.

El adiós. En una carta de despedida, Valter Maggi, explica que su renuncia se debe a que desea estar cerca de sus padres, en Italia, pues ellos se encuentran delicados de salud.

“El hijo obispo ahora podrá acompañarlos durante el Último tramo de la existencia que la bondadosa Providencia de Dios les tiene todavía preparada…”, escribe Valter Maggi en su carta.

“Han sido años intensos durante los cuales el Evangelio hizo y está haciendo de nosotros casa de comunión y Misericordia, con mil puertas abiertas hacia los extremos confines humanos y geográficos de la tierra hasta Cuba y Bangladesh. Queridos amigos: por su generosa entrega, llegan a ser realidad: la transformación de nuestras parroquias; la opción educativa, en vista de la transmisión de la fe especialmente a los pobres y excluidos y a las jóvenes generaciones; y, la maduración de la conciencia misionera de todos los discípulos del Señor…”.

Las visitas a 61, de las 63 parroquias pastorales, el acercamiento de los niños jóvenes al Kairós y a los oratorios y su preocupación por los más necesitados a través de los Cáritas parroquiales constituyen el principal legado de Monseñor Maggi en la Diócesis de Ibarra.

Nueva labor. El Obispo Auxiliar de Guayaquil, desde 2009, Guido Iván Minda Chalá, fue designado por el papa Francisco para desempeñar la labor de Administrador Apostólico para la Diócesis de Ibarra.

“Este cargo es por un tiempo, incluso puede ser nombrado Obispo de Ibarra, pero al momento estará en el cargo de Administrador hasta que el Papa nombre un nuevo Obispo de la Diócesis ”, explicó el vicario general, Iván Onofre.