Transportistas de la zona norte descontentos por la restricción en las vías

Con el fin de evitar un colapso mayor del sistema sanitario ante la pandemia de COVID-19, desde este jueves 1 de abril se comenzará a aplicar una restricción vehicular en toda la red vial del país, así lo dio a conocer el Comité de Operaciones de Emergencia Nacional.

La misma será para carros particulares y buses intra e interprovinciales, quienes tendrán que regirse a circular según el último dígito de sus placas, sean estas par o impar.
En el caso de los buses estos solamente podrán funcionar con el 50 por ciento de sus frecuencias y con un aforo del 75 por ciento.

Sin embargo, en el sector de la transportación existe insatisfacción ante las disposiciones, ya que creen que esto ahondará más los problemas económicos que vienen arrastrando desde que comenzó la pandemia de COVID-19 y que las condiciones no son iguales para todas las operadoras.

Danny Ontaneda, gerente de la cooperativa Pullman Carchi, mencionó a EL NORTE, que no todos tienen de una forma equitativa unidades con placas par o impar.

Según la disposición el jueves desde el mediodía no podrán circular los buses cuyo último dígito de placa sea impar, para el viernes 2 no podrán hacerlo los que tengan la placa par, el sábado 3 los de placa impar y el domingo 4 los de placa par, durante todo el día.

“Nosotros creemos que las políticas públicas no son empáticas y esto afecta a la economía de cada uno de los socios”, aseguró.

Desde que comenzó la pandemia del coronavirus el sector del transporte ha tenido un perjuicio de más de 700 millones de dólares, explicó Carlos Andrés Játiva, representante de comunicación de la Federación Nacional de Cooperativas de Transporte Público.

“Hay cooperativas que tienen 17 unidades que son pares y solamente cuatro impares”, comentó y eso es algo que según él las autoridades no están tomando en cuenta y obligan a cambiar su planificación.

No es el único inconveniente, ya que muchos de los profesionales del volante han sido acosados para pagar sus deudas, pero los ingresos no han sido los mejores; e incluso, han tenido que gastar más por el alza de las gasolinas como el diesel que utilizan.