Tráfico de puestos en la Plaza de Ponchos, ‘secreto a voces’

Erradicar la compra, venta y alquiler de puestos de venta en los mercados del cantón es uno de los objetivos que se ha planteado la municipalidad en estos últimos días. La práctica, según las autoridades, es común en la mayor parte de mercados autorizados por el Municipio de Otavalo, pero no existen denuncias de la población.

Luis Alberto Morales, concejal de Otavalo, dio a conocer que hasta la comisión de mercados que él preside, llegó un ciudadano para dar a conocer sobre un caso de compra de un puesto. El concejal aseguró que el ciudadano pagó 5 mil dólares por un puesto de venta a los ‘propietarios’, quienes recibieron el dinero pero no entregaron el puesto de venta.

“No está bien que en un mercado se negocien puestos de venta o que una persona tenga de uno hasta diez puestos y sub arriende a otras personas. Ética y moralmente no es correcta esta acción”, dijo Morales.

Esta práctica es más común de lo que parece. En la Plaza de Ponchos hay personas que tienen puestos de venta pero no salen a la feria. Muchos prefieren arrendar los espacios a cambio de un valor económico o a cambio de que el sub arrendador pague la matrícula anual del puesto.

Intentamos hablar de este tema con el presidente de la Asociación de Maestros y Operarios de la Plaza de Ponchos pero, vía telefónica solo aseguró que todavía no han cumplido con el compromiso contraído con el COE cantonal de realizar una lista de vendedores que laboran en la feria artesanal  y solicitó que la entrevista sea de forma presencial pero no llegó a la hora acordada.

En este mercado las autoridades municipales no han podido intervenir por las acciones que han realizado la dirigencia de la asociación “Como municipalidad estamos socializando a las personas porque esta práctica no se puede permitir. Las ordenanzas vigentes establecen que estos espacios públicos son lugares en los que la municipalidad, a través de la Comisaría, autorizan su uso y no existe otra persona que pueda, de manera irregular, otorgar un permiso o mucho menos cobrar por ese espacio”, explicó Diego Nogales, comisario municipal.

Para erradicar este tipo de prácticas se está trabajando en una actualización de la ordenanza que existe para regular los mercados del cantón. Este día se analizará los avances de la misma y se espera que en un mes, o 90 días esté lista para su discusión en la comisión de mercados del concejo municipal.

Desde la municipalidad se hace un llamado para quienes conozcan o hayan sido víctimas de estas prácticas ilegales denuncien el caso en la comisaría o la comisión de mercados.