Tradición por el Día de los Difuntos en medio de una pandemia

Ibarra.- Una de las tradiciones para este Día de los Difuntos era acudir al cementerio para visitar a los seres queridos que ya no están con nosotros, pero por la situación que al momento estamos atravesando no se puede ingresar a este lugar, sin embargo otra tradición y una de las más esperadas en esta época es la preparación de la colada morada.

Comerciantes del mercado Amazonas ya están abastecidos con todos los productos necesarios y se vende a precios módicos.

Importante
Janeth Chávez es una comerciante que está ubicada en la parte abierta del mercado Amazonas y comentó que la libra de mora y fresa cuesta a USD 1, la fresa gruesa se puede conseguir hasta USD 1.25, el mortiño a USD 2 la libra y el babaco y la piña varía el precio según el tamaño, todo está al alcance del bolsillo del cliente.

Agregó que en días que existe mayor venta puede abastecerse con 10 canastos de productos, pero en días bajos solo con cuatro, con una inversión de aproximadamente USD 700. Chávez también dijo que hasta el momento si tienen clientela, pero por la pandemia se han visto afectados ya que el año anterior compraba el doble de mercadería para la venta, además por temor a no vender y a tener pérdidas se abastece de lo necesario para poder entregar productos frescos.

“Tenemos un poco de miedo de quedarnos con la mercancía, el año anterior habían ferias, las personas que vendían fuera del cementerio venían a comprar acá para la colada, entonces ahorita no hay nada de esto, solo toca para las casas”, contó la comerciante.

Por otra parte, Fabricio Reascos, administrador de mercados, aseguró alrededor de 100 comerciantes en el mercado Amazonas ofertan productos para la tradicional colada morada e hizo una invitación para que se acerquen a comprar frutas frescas y así ayudar a la reactivación de la economía de los comerciantes, además señaló que se cuenta con todas las normas de bioseguridad indicadas para que la ciudadanía puede tener confianza e ingresar a las instalaciones.

Historia
La celebración de Finados es una tradición que se remonta a las culturas precolombinas. Está relacionada con la época de cosecha y de siembra, que es sinónimo de la vida y la muerte para los pueblos ancestrales.

Hace cientos de años, las culturas indígenas, principalmente de la Sierra del país, celebraban la temporada de lluvia y rendían homenaje a sus seres queridos que había fallecido.

La colada era una celebración por el viaje de la vida y por un feliz encuentro con los familiares en el más allá. Por ello, la tradición consistía en desenterrar a sus muertos, para compartir con ellos esta bebida especial.

La colada se preparaba con los productos que sembraban los pueblos, pero el principal era el maíz morado. Este tipo específico de maíz es aún muy utilizado en las poblaciones indígenas de la Serranía ecuatoriana y en el Perú. Cuando llegaron los españoles adoptaron esta tradición, considerada pagana, y la transformaron en una ofrenda religiosa.

Las guaguas de pan antiguamente eran elaboradas con zapallo, en forma de tortillas cocidas en tiesto, tan tradicional de la cocina prehispánica. Con la llegada de los españoles, quienes trajeron trigo a América, se modernizó su preparación y se resolvió incluir el zapallo como relleno del pan.

Las guaguas representaban a los muertos, de allí su forma tan específica, un cuerpo fajado. Así se evitaba que desentierren a los fallecidos y se convirtió en una tradición para compartir en familia.

Las recetas de la colada morada y de las guaguas de pan han ido cambiando a lo largo del tiempo y cada provincia, cada ciudad y cada familia la hacen diferente, según lo han aprendido.