Trabajos en Pesillo-Imbabura dan forma a obra esperada por casi 20 años

Otavalo. Los trabajos en el proyecto Pesillo-Imbabura avanzan. Para esta semana o más tardar la otra, se espera la llegada de la tubería hasta la regional de la comunidad de Angla, al sur de Otavalo.

Fernando de la Torre, presidente del Consejo de Coordinación de las Juntas Administradoras de Agua, confirmó a EL NORTE la noticia.

Expectativa. “La tubería ya se encuentra en el puerto de Esmeraldas desde hace 15 días. Ahora está en proceso de desaduanización, para esta semana debería llegar hasta Ugsha en la regional de Angla”, adelantó el directivo.

Entre los trabajos que se adelantan para llegar a la recta final de la primera etapa, está la colocación de tuberías de PVC e instalación con empates desde los tanques. Estos van desde el punto central hasta las localidades que serán las beneficiadas. A ello se suma la línea de conducción que va desde Ilumán hasta Naranjito.

De importancia. Para Otavalo, este proyecto es una prioridad urgente. Según la planificación establecida 15 comunidades serán beneficiadas de manera directa. Sectores como San Juan de Ilumán, Carabuela, Bolsa, Sumak Yaku, Espejo, San Rafael, están entre los territorios favorecidos.

A ellas se suman las zonas altas del cantón Cayambe y las zonas nororientales de Pedro Moncayo, Antonio Ante y la sur-oriental de Ibarra que son parte de la Mancomunidad y de la Empresa Pública.

Sentir. “Hoy sabemos que es una realidad, el proyecto Pesillo-Imbabura que está por terminarse y colocar fin a una espera de más de 20 años”, explicó Mariana Yacelga, moradora de Ilumán uno de las parroquias beneficiadas.

Esta obra se construirá con una inversión de 47.6 millones de dólares. De este monto, 31 millones de dólares constituyen aporte no reembolsable del Gobierno Nacional y 16.6 millones dólares, al financiamiento de los cinco municipios mediante un crédito con el Banco del Estado. En el caso de Otavalo, la inversión realizada bordea los cinco millones de dólares que fueron entregados por la administración anterior.

En territorio. Este sistema beneficiará a 250 mil habitantes que viven en 162 comunidades de los cinco cantones de las provincias de Imbabura y Pichincha. El caudal de agua que alimentará Pesillo-Imbabura provendrá del proyecto de riego Cayambe-Tabacundo, a través de un túnel de trasvase por el que se canalizarán hasta 700 litros de agua por segundo.