Trabajo voluntario brinda una nueva oportunidad a canes rescatados

Otavalo.- Brindar atención veterinaria, cuidar y alimentar a 28 perros de todas las edades es una difícil tarea a la que se tienen que se enfrentan a diario los voluntarios de la Fundación Patrulla Amigo Fiel, PAF.

Desde hace pocos días la organización animalista de esta ciudad tiene un nuevo espacio para albergar, por cierto tiempo, a perros en mal estado de salud y para eso cuenta con el apoyo de voluntarios que permiten adecuar y mantener el sitio.

Fundación
Con escoba en mano y cuidando todos los protocolos de bioseguridad, diez jóvenes voluntarios del barrio La Florida contribuyeron con su trabajo para mejorar las condiciones del albergue temporal de la fundación. El trabajo se realizó el pasado fin de semana.

La fundación PAF, se conformó en diciembre del 2013 y reúne a un grupo de jóvenes amantes de los animales que decidieron prestar su ayuda a animales abandonados, desnutridos y atropellados que son encontrados en la ciudad. A estos animales, la fundación les da una segunda oportunidad de vida.

El trabajo
La ubicación se mantiene en secreto porque según Luis Caicedo, presidente de PAF, hay personas que han llegado hasta os anteriores albergues para abandonar cachorros recién nacidos y hasta perros que ya no son aceptados en sus hogares.

“La organización tiene los parámetros de trabajo claros. Nosotros no recibimos perros que estén en buen estado de salud. La fundación ha brindado atención a perras preñadas, cachorros y perros accidentados. Lastimosamente no podemos hacernos cargo de perros que están en buenas condiciones o de animales que están acostumbrados a la vida en las calles”, explicó.

Emergencia
Sostener la fundación durante la cuarentena puso a prueba su funcionamiento. El apoyo del equipo de voluntarios fue importante para poder sacar adelante el proyecto. “La mala información hizo que muchas personas empiecen a abandonar a sus perros durante la pandemia”, dijo Caicedo.

Financiamiento
La fundación se mantiene con el apoyo de personas e instituciones y además con la organización de actividades para poder recolectar el dinero necesario para mantener a los canes que son rescatados por los voluntarios.