Trabajo infantil, un problema que traspasa límites

Otavalo. El trabajo infantil es un dilema que no se ha podido erradicar del cantón. Aunque ya existe una ordenanza municipal, los casos preocupan.

Cifras actuales no se tienen, pero de acuerdo al informe elaborado por el Ministerio de Trabajo existen 2 171 menores en el rango de 5 a 14 años, y 587 niños y adolescentes, de 14 a 17, que se encuentran en situación de explotación laboral.

La aprobación de una ordenanza; la firma de un acuerdo con Educa Futuro y la ejecución del proyecto denominado ‘Wawakuna, espacios para crecer’, son las herramientas iniciales con las que se está combatiendo este mal en todo el cantón.

Para José Quimbo, vicealcalde de Otavalo, “la labor de la sociedad y de sus instituciones, para poner un alto al trabajo infantil, implica una serie de acciones y compromisos, tanto de los GAD´S parroquiales, municipales, provinciales, así como desde el Estado”.

Traspasa fronteras. Otro problema que ha generado el trabajo infantil, es la migración de los menores al exterior hasta donde son llevados los menores a trabajar en condiciones deplorables. La mayor parte de los casos de este delito se registra en Chile.

En abril pasado Rosa T.M y César C.P. fueron condenados a 15 años de prisión por el delito de trata de personas con fines de trabajos forzados y por tráfico de migrantes. Así lo resolvió el Tribunal de lo Penal en la ciudad de Osorno.

Actualidad. De acuerdo al informe ‘Niños esclavos’, del periódico La Tercera, los menores otavaleños componen más de la mitad de la lista de menores de edad víctimas de trata de personas en Chile.

“El hecho de viajar para un kichwa otavaleño es no solo la posibilidad de mejorar sus condiciones económicas, sino también una marca de estatus”, explica el peritaje antropológico de Soledad Quintana, encargado en 2017 por la fiscal Leyla Chahín, quien lideró una de las cinco investigaciones de trata laboral en Chile con víctimas de ese sector.