Trabajo infantil en Ecuador es imparable

El trabajo infantil en Ecuador es imparable y los esfuerzos para erradicarlo se esfuman y poco o nada se ha sacado a pesar de los esfuerzos tanto del gobierno como de la comunidad para acabar con esta inhumana costumbre. Es increíble el número de niños que se recorren las calles, los mercados y otros sitios estratégicos de la ciudad vendiendo frutas, dulces o cualquier otra baratija, en el afán de que alguna persona compre los artículos que venden. No solamente este hecho es el resultado del desempleo que azota a nuestro país, que hace que cientos de adultos también deambulen por las calles en el papel de informales vendiendo algo, para sobrevivir ellos y sus familias, según ellos, pero en esta circunstancia también involucran a toda su familia, inclusive a sus pequeños hijos. Pero el asunto del trabajo infantil, no acaba aquí por las circunstancias expuestas arriba sino que en los últimos años, especialmente por la masiva inmigración proveniente del hermano país venezolano, las calles del país se encuentran llenas de personas extranjeras que mendigan cargando a sus pobres hijos como muestra de la pobreza extrema que los embarga, y muchas veces para que los infantes también tengan a mano unos chupetes de venta por una que otra moneda que les llega. Esto es terrible ya que esta costumbre también está siendo imitada por nuestros compatriotas que de igual manera utilizan a sus hijos para vender algo, como lo hacen los extranjeros.