Trabajo coordinado genera resultados

Ibarra. La Gobernación de Imbabura, a través de la Intendencia y las diferentes comisarías de la provincia, dio a conocer los resultados de los operativos realizados del 1 al 15 de septiembre. Controles a la venta de gas, decomiso de productos sin registro sanitario y licor artesanal, son algunos de los temas que se dieron a conocer.

En Ibarra. Juan Manuel Córdova, comisario del cantón Ibarra, dijo que realizaron la visita a 30 papelerías para verificar los precios, encontrando novedad en dos de ellas. Además la verificación en el proceso de otorgamiento de cupos para las diferentes instituciones educativas.

Gas. En cuanto al tema del gas, Alejandro Gómez, Intendente de Policía de Imbabura dijo que están en constante comunicación con los barrios y la Agencia de Regulación y Control Hidrocarburífero, ARCH. Dejó claro que el precio que deben pagar los ciudadanos es USD 1.50 en los centros de distribución y USD 2.50 a domicilio. “Este fue un acuerdo al que llegaron hace varios años atrás los distribuidores con la ciudadanía y no hay ningún cambio oficial por lo que el precio se mantiene”, dijo.

Licor y cigarrillos. En cuanto a los demás cantones se dio a conocer que en Otavalo se decomisó 500 litros de licor artesanal y mil 500 unidades de cigarrillos que no cuentan con registro sanitario, además de la clausura a 20 establecimientos por falta de permisos de funcionamiento.

En Antonio Ante en el tema del gas también se han realizado algunas sanciones mientras que en Cotacachi ya se está cumpliendo con los cronogramas de distribución. En este cantón también se decomisaron 300 litros de licor artesanal y 400 productos caducados.

En Urcuquí, también el decomiso se centró en el licor no apto para el consumo humano y los cigarrillos que, al parecer, eran de contrabando.

Otros temas. En el caso de Buenos Aires se intervino para contrarrestar el problema de proliferación de roedores son la entrega de mil 200 raticidas.

En Pimampiro se ha evidenciado un 30 % menos de libadores en las vías públicas y un 40 % menos del índice de percepción de inseguridad en el cantón.