Trabajan para proteger los derechos del adulto mayor

Ibarra. Los adultos mayores, a pesar de no conocer en su totalidad la Ley Integral para el Adulto Mayor, esperan que sus derechos y beneficios les permitan gozar de plenitud en sus últimos años de vida.

Respecto a este tema, Elena Larrea, directora distrital del MIES, señaló que la Ley ayudará a los adultos mayores a garantizar sus derechos en temas como el pago de impuestos y la regulación de la plena vigencia y el ejercicio de los derechos humanos, en el marco de los principios de atención prioritaria y especializada.

Realidad. “Otro de los importantes logros tiene que ver con el derecho de los adultos mayores a reclamar alimentos a sus familiares, al cónyuge o pareja en unión de hecho, a los descendientes hasta el segundo grado de consanguinidad y a los hermanos o hermanas. No es posible que la familia se desentienda y abandone a una persona adulta mayor, después de que esta persona se ha sacrificado tanto”, dijo.

Larrea además mencionó que los adultos mayores no deben trabajar, porque las personas, luego de los 65 años, deberían tener garantizada una vida de descanso, goce y plenitud.

También comentó que en la provincia están trabajando con la campaña ABC, que permite a los adultos mayores ingresar a escuelas y colegios para que acaben sus estudios, ya que en su generación no creyeron en la educación.

Trabajo. Patricia Hermosa, tallerista del centro del adulto mayor en Azaya, mencionó que durante las jornadas tratan de mantener un entorno en donde los abuelitos puedan tener amigos y salgan del encierro y olvido en el que están en casa.

Por su parte, Lady Andino, quién también está a cargo del sitio, señaló que en el lugar los adultos mayores reciben la visita de una fisioterapista tres veces a la semana. “El doctor les visita dos veces a la semana y también asisten enfermeras voluntarias que acuden al lugar. El 1 de noviembre iniciarán un proceso de escolarización por 6 meses”, agregó.

Lady Andino (c) enseña a realizar manualidades a los adultos mayores que acuden a diario al centro.