Trabajadores ferroviarios se plantaron en El Obelisco; cierre de la empresa afecta al menos a 2.000 personas

Aunque eran pocos, pero hicieron ruido. Al menos una veintena de trabajadores ferroviarios realizaron un plantón la mañana de este miércoles 1 de julio en reclamo al Decreto No. 1057 que dispone el cierre de la Empresa de Ferrocarriles del Ecuador , que tiene 110 años de creación.

El sistema ferroviario es Patrimonio Histórico y Cultural de la Nación y le pertenece al pueblo ecuatoriano fue la consigna con la cual los empleados acudieron al monumento de El Obelisco, en el centro de Ibarra con el objetivo de entregar un manifiesto al Gobernador de Imbabura. Ellos se mantiene firmes en la derogatoria de esta disposición ejecutiva.

En el documento firmado por Edison Solano, secretario de Defensa Jurídica de la filial norte de los Ferrocarriles del Ecuador  se considera que con el cierre de la empresa se pretende dejar en el desempleo a más de 2.000 personas en todo el país.

Mientras que en Imbabura, el perjuicio sería para alrededor de  500 personas, directa e indirectamente. El jefe político del cantón, Arturo García recibió las solicitudes y dialogó con los empleados comprometiéndose en trasladar las inquietudes a la primera autoridad del Ejecutivo en territorio.

Al momento se encuentran laborando 22 personas de Código de Trabajo y 6 administrativos, es decir hasta la fecha quedan activos 28 empleados de un total de 55 en una primera fase de desvinculaciones.

A escala nacional, en las cuatro filiales (Norte, centro, sur, litoral) existen diferentes propuestas para mantener viva a la Empresa y son por ejemplo: el tren de carga y el tren social.

En Quito también se concentraron en los exteriores de la Corte Constitucional  en Quito, para rechazar el cierre de esta empresa pública.

La construcción del ferrocarril se inició en el gobierno de Gabriel García Moreno, quien en 1873, pone al servicio del Ecuador 41 Km. de vía, desde Yaguachi hasta Milagro, en la Costa.El 25 de junio de 1908 llega por primera vez el tren a Chimbacalle y se finaliza la obra Quito-Guayaquil con el presidente Eloy Alfaro y los hermanos Harman.

El Ferrocarril llegó a Quito hace 110 años, dentro del contexto de la Revolución Industrial, los servicios prestados tanto de transporte masivo de pasajeros como de carga lo convirtieron en un eje fundamental para el desarrollo, además de un símbolo de unidad nacional a principios del siglo XX. A Ibarra hizo su sorprendente ingreso en 1929.