Trabajadores de empresa de transporte exigen una indemnización justa

Son más de 90 trabajadores que prestaban sus servicios en Flota Imbabura que dicen haber sido despedidos de sus trabajos, pero sin recibir lo que por ley les correspondía de sus liquidación.

Ayer uno de los trabajadores cesados acudió a una audiencia que se llevó a efecto en la Judicatura de Ibarra. El interpuso una acción legal en contra del acta de finiquito. Varios de los extrabajadores de la empresa de transportes esperaban en las afueras del Consejo de la Judicatura y con cartelones en mano exigían se respeten sus derechos.

En el caso de la provincia son al menos 12 personas las afectadas.

“Lo que nosotros estamos reclamando es que se respeten todos estos años de trabajo. Yo me desempeñaba en el área de sistemas en la empresa Flota Imbabura, trabajé allí por el lapso de 15 años. Yo daba soporte a nivel nacional, hay gente que trabajó más de 20 años y no se respetaron sus derechos. Nos despidieron en plena emergencia sanitaria”, dijo Édison Bautista, extrabajador de la Flota Imbabura.

“A los que les dieron la liquidación eso más bien fue un insulto les daban hasta 200 usd, pero también existieron compañeros que les dieron 50 dólares y hasta un dólar en el caso de una compañera”, dijo el ciudadano quien no descarta seguir acciones legales al igual que el resto de sus compañeros.

“Debo manifestarle que el despido fue intempestivo ya que las autoridades de la empresa decidieron separarnos de la empresa por caso de fuerza mayor, si se puede decir así, el 8 de mayo fuimos notificados todos los trabajadores que quedábamos fuera”, dijo Vicente Arrellano otro de los extrabajadores de la Flota Imbabura que ayer protestaba en las afueras del edificio judicial de Ibarra.

Arellano dice que el recibió de indeminización 405 dólares, yo estuve trabajando por el lapso de 14 años, yo estaba encargado del área de encomiendas y boletería en la oficina de la ciudad de Quito.

“Yo trabajé 22 años en la empresa y algunos meses, no recuerdo el monto exacto, pero recibí de indemnización no más de 300 dólares”, dijo Jackeline Yépez.

“Nosotros lo único que pedimos es que se nos de las liquidaciones que nos corresponde de manera justa.

Es un despido intempestivo, ya que nunca nos llamaron a una reunión para decirnos que vamos a cerrar por tal o cual situación”, dijo la ciudadana, quien se desempeñaba en el área de encomiendas en la ciudad de Ibarra.

A la audiencia efectuada, ayer, asistió el gerente de la Cooperativa de Transportes Flota Imbabura, Juan Miguel Andrade, el mismo que estuvo acompañado de su abogado patrocinador.

La defensa de Andrade en una primer a intervención dijo que todo se realizó enmarcado en la norma. Inclusive cuestionó la impugnación efectuada al acta de finiquito por uno de los extrabajadores de la empresa.

La defensa del gerente dijo que debía ser la empresa notificada y no personalmente al gerente Juan Miguel Andrade como se lo ha hecho al momento.
Mientras que el abogado de la parte acusadora insistió que con las causales generadas su cliente y los demás trabajadores fueron retirados de su trabajo de forma intempestiva.

La ley para el análisis.

El numeral 6 del artículo 169 del Código del Trabajo aplica cuando existen circunstancias que imposibiliten el trabajo, como incendio, terremoto, tempestad, explosión, guerra y, en general, cualquier otro acontecimiento extraordinario que los contratantes no pudieron prever o evitar.

Paúl Cáceres, abogado laboral, explica que esta figura puede ser empleada únicamente cuando el negocio deja de funcionar por completo, por las causas antes mencionadas. “No hay justificación legal para que una empresa despida a un grupo de trabajadores, acogiéndose al numeral 6”, dijo.