Torturas y homosexualidad

En pleno siglo XXI y cuando se cree que los avances a todo nivel provocan un igual desarrollo del pensamiento, hay gente que raya en el absurdo. Un reportaje de Vistazo y una nota enviada por el corresponsal ecuatoriano a la CNN, puso en evidencia de que hay actos que reproducen viejos estigmas, contrarios obviamente a la realidad y al sentido común.En el país, funcionan clínicas de rehabilitación para curar (?) la homosexualidad. Qué admirable, sorprendente y criticable, más aún cuando en sociedades más avanzadas, los nuevos estilos de vida se respetan, y sobre todo a las parejas que encuentran su espacio en la sociedad con sus distintas formas de amar.

Hay 226 clínicas de “rehabilitación”, según el Ministerio de Salud, pero la pregunta es: ¿con torturas en estos centros se “cura” la homosexualidad? Organizaciones sociales que trabajan por los derechos GLBTI han denunciado abuso sexual y hasta un caso de estrangulamiento.

Lo menos que se puede pedir es una investigación a fondo para poner al descubierto estas “curaciones” falsas, engañosas, pero que paralelamente dejan, suponemos, buenos réditos económicos.