Tornado deja 89 muertos en Misuri

EE.UU. (AP) — Un tornado enorme abrió una brecha de destrucción a lo largo de 10 kilómetros (6 millas) en el suroeste de Misurí y mató a por lo menos 89 personas, ensañándose con la ciudad de Joplin, donde arrasó un hospital y barrios enteros, y dejando atrás escombros y un bosque de troncos astillados.

Las autoridades advirtieron que la cifra de muertos podría subir el lunes a medida que los equipos de búsqueda y rescate continuaban su trabajo.

El administrador de Joplin, Mark Rohr, informó la cifra de muertos durante una conferencia de prensa antes del amanecer, frente al hospital destruido por el tornado del domingo.

Rohr dijo que el meteoro dejó una franja de destrucción de casi 800 metros de ancho (media milla) que pasó por el centro de la ciudad.

Precisó que las sirenas de tornado alertaron a los residentes unos 20 minutos antes de que el meteoro entrara por el oeste de la ciudad.

Gran parte del sur del poblado fue arrasado: iglesias, escuelas, negocios, viviendas y restaurantes quedaron totalmente destruidos.

El jefe de bomberos Randles Mitch estimó que entre 25 y 30% de la ciudad sufrió daños. Dijo que su propia casa fue una de las construcciones destruidas por el tornado que arrasó esta ciudad de unas 50.000 personas, a unos 160 kilómetros al sur de Kansas City.

"Cortó a la ciudad por la mitad", dijo Randles.

Un número indeterminado de personas resultaron heridas por la tormenta. Los funcionarios dijeron que los lesionados fueron llevados a cualquier hospital cercano que pudiera recibirlos.

Las autoridades realizaban el lunes una búsqueda puerta por puerta en la zona más dañada, pero se movían con cautela debido a que había cableado eléctrico caído, escombros puntiagudos y varias fugas de gas que provocaron incendios durante la noche.

El mismo sistema de tormentas que produjo el tornado en Joplin desató unos 68 tornados desde Oklahoma hasta Wisconsin, de acuerdo con el Centro de Pronóstico de Tormentas del Servicio Meteorológico Nacional.

Al menos una persona murió en Mineápolis, pero la devastación en Misurí parecía ser la peor, extrañamente parecida a los tornados que mataron más de 300 personas en todo el sur de Estados Unidos el mes pasado.