Toque femenino en la industria láctea

universitariaPerseverancia y constancia son dos cualidades que podrían definirme. Soy  Fernanda Martínez, profesional en Desarrollo Integral Agropecuario, tengo 27 años y soy parte de una de las empresas más importantes de la zona norte del país: Industria Lechera Carchi. Estudié en la UPEC y tras obtener mi título me vinculé a esta empresa hace dos años y medio.   


Trabajo en un pequeño laboratorio, junto a mi compañera Tamara Ger. Utilizo un uniforme, guantes, mascarilla, gorro para no contaminar el producto que llega a mis manos. Con rigurosidad mi labor consite en hacer las pruebas respectivas y examinar una a una las muestras de  leche que llegan desde diversos sectores de la provincia. Todas están etiquetadas con el nombre del productor.  Aplico reactivos, espero el tiempo suficiente y registro los niveles de grasas y proteínas que tiene el lácteo. Mi trabajo es muy importante porque de aquí parte la calidad de productos que llegará al consumidor final.
Me siento muy capaz de hacer mi trabajo, pero creo que por ser mujer lo hago aún mejor. Soy más detallista, minuciosa. Ingresar a este trabajo no fue fácil. A veces los hombres no están acostumbrados a que alguien, menos aún mujer y joven les haga observaciones a su tarea. Pero lo he superado siendo responsable. Hoy mis compañeros me consideran parte de este importante equipo. Estoy convencida que las mujeres podemos conquistar el campo industrial. Pero es necesario arriegarse por carreras consideradas masculinas. No es fácil, pero es un reto, una manera de ser útiles y productivas, aportar en el desarrollo de nuestra provincia. Estoy decidida a adquirir  experiencia y fortalecer mis conocimientos  pues a futuro confío en poder colocar mi propia empresa y generar empleo.                  En Industria Lechera Carchi, empresa con 50 años en la zona norte del país somos cerca de 27 personas; de este grupo 8 somos mujeres; 5 en el área administrativa 3 en la parte operativa.